Día 43. Jesed de Maljut

¡Shalom a todos! Bienvenidos a una rectificación más de estos «49 días para rectificar tus Sefirot»

Hoy contamos 43 días del Omer, que son seis semanas y un día, significa que entramos en la recta final de la Cuenta del Omer, es la semana número siete que corresponde a la séptima de las siete Sefirot inferiores, es la Sefirá de Maljut, que significa reino

Maljut es la Sefirá receptora, ¿en qué sentido?, pues tenemos las 9 Sefirot superiores que, de alguna manera, representan al Rey en sí, tenemos el mundo mental son las tres Sefirot superiores.

Las tres Sefirot del medio, Jesed, Guevurá, Tiferet, son las que representan las emociones, luego la actitud y la manera de actuar es Netsaj, Hod y Yesod, las tres inferiores
Y esta acción, de alguna manera, va a parar al mundo exterior del Rey

Es decir, toda la acción del Rey, donde se encuentran también las emociones y los pensamientos, se expresan de alguna manera en las acciones y ésta acción sale al mundo exterior, al mundo real que está fuera del interior del Rey y desemboca allí

Éste mundo exterior donde desemboca toda la acción del Rey y toda la esencia del Rey, se llama Maljut, reino, de alguna manera, la metáfora dice que todo lo que Él Rey, lo hace por él reino
El reino es la zona de influencia del Rey

Así pues, la Sefirá de Maljut es la Sefirá receptora de lo que tienen para dar las nueve Sefirot superiores, por eso es que es llamada también «Kelí», vasija, es de alguna manera, vasija receptora, donde va a llegar toda la luz de las Sefirot superiores

Obviamente, Maljut tiene muchos más aspectos, que iremos hablando de ellos durante esta semana pero el de recibir es uno de los principales aspectos de Maljut

Hoy en el primer día, rectificamos la primera Sefirá de Maljut que el el Jesed de Maljut y ya sabemos que el Jesed es el dar, entonces nos encontramos que el Jesed de Maljut es algo contrario, por un lado Jesed es dar, Maljut es recibir

¿Cómo podemos hacer Jesed?, ¿cómo podemos dar, recibiendo? Esta respuesta tiene dos vías, una en nuestra relación con Dios y otra en nuestra relación con los demás

En nuestra relación con Dios, cuando nosotros nos disponemos por humildad a ser «Kelim», a ser vasijas receptoras de la luz divina, entonces estamos haciendo también un Jesed, con el Creador, una bondad con el Creador, ¿por qué?, porque le permitimos habitar en el mundo bajo, en eso que yo le dejo habitar en mí, que yo soy un «Kelí», donde Él puede revelar su luz, también le estoy haciendo un Jesed a Él, de que ahora a través de mí podrá revelarse al mundo

Es obvio que Dios podría hacerlo sin mí pero eligió hacerlo de esa manera, para que yo tenga la capacidad de, alguna manera, de hacer Jesed también con Él y de esa manera poder recompensarme por ello, por haberle hecho un habitáculo, un tabernáculo, en el mundo inferior

Cuando hablamos de recibir y que esto sea Jesed para con nuestro prójimo, no para con el Creador, hablamos de un concepto llamado «Hakshavá», en hebreo, que significa escuchar pero no es solo escuchar, sino escuchar recibiendo, escuchar estando todo tu ser con esa persona que te está contando lo que le pasa o que está hablando contigo

No solo le escuchas con tus oídos, sino que todo tu ser está con él y no sabemos cuán importante es eso, cuánto Jesed podemos hacer cuando nos convertimos en vasijas, que reciben lo que los otros nos están contando

Cuando estamos dispuestos a decir «soy todo oídos», soy una vasija que recibe ahora, todo lo que tú tengas para decirme, te escucho, es importante para mí lo que me estás diciendo
Y de esta manera, el hecho de recibir se convierte en Jesed, yo recibo de otro, yo lo escucho, yo lo comprendo y esto es un acto también de bondad para con él

Con estas dos maneras, estamos consiguiendo que al recibir y al convertirnos en «Kelim», vasijas receptoras, estamos haciendo Jesed, tanto con el Creador, de una manera, como con nuestro prójimo.

A nivel práctico, hoy debemos preguntarnos ¿A quién voy a escuchar, dándole toda la atención?
Que cuando me esté hablando yo sienta, que realmente me estoy dando a esa persona y le estoy dando toda mi atención, todas mis emociones, están puestas en lo que me está diciendo

Esto es algo que decimos, es fácil hacerlo pero hoy en día con toda la tecnología, con todas las distracciones que hay, el escuchar es un acto de Jesed muy grande. Necesitamos ser escuchados y necesitamos escuchar

Y como siempre, en el Salmo 67 y en el Ana Bejoaj encontramos palabras muy adecuadas. Empecemos hoy por el Ana Bejoaj, estamos ya en el último verso, el séptimo, donde empieza por: «Shavatenu Kabél», es decir, nuestras súplicas recibe, de la misma manera que cuando nosotros hablamos y decimos nuestras súplicas ante el Creador y Él nos escucha, porque le decimos, recibe nuestras súplicas

No solamente escúchalas, sino recíbelas, hazlas parte de ti, eso es lo mismo que hemos dicho en el ejercicio de hoy, que cuando hay otros que estén dando sus súplicas o contándonos algo desde todo su corazón, nosotros recibamos, seamos verdaderos recipientes, donde todo lo que se nos dice, nosotros lo guardamos en nuestro corazón, porque nos importa lo que nos está diciendo nuestro prójimo

Y eso nos llevará a lo próximo, nosotros estamos haciendo Jesed con el otro pero siempre que hacemos Jesed, recibimos nosotros la bendición, por eso la primera palabra del último verso del Salmo 67 es «Yevarejenu», bendícenos, porque a través del Jesed de Maljut, recibimos también nosotros bendición

Y con esto terminamos la reflexión de hoy, nos encontramos en la reflexión de mañana, ¡Shalom!

 

13 comentarios en “Día 43. Jesed de Maljut”

  1. Anabell Salmerón García

    Gracias querido Rab. Daniel
    Bendicelos Dios, nuestro Dios.
    Escucha y recibe nuestras enseñanzas. Amén
    Shalom shalom!!

  2. Esta refleccion me hace pensar en los sabios que son humildes y son muy respetados porque han adquirido su propia rectificacion

  3. Shalom muchas gracias enseñanzas.
    Para rectificación y edificacion ser Keli para Eterno de su Or Divina y para keli con demas compartir resplandor y union de Or Divina que Eterno ha puesto todo su pueblo lo que Cabala Coah y Ud Rabino Daniel Champán hace.
    Bendiciones y muchas gracias este Sefira Haomer ha sido toda bendicion en mi vida todas areas.

  4. Gracias Rabino Daniel. Cuál sería un ejemplo en la vida práctica de hacer Jesed en nuestra relación con Dios? Entiendo el concepto pero no me queda claro como se aplica, o como se hace. Gracias!

  5. Jesed de Maljut

    Que cuando me esté hablando yo sienta, que realmente me estoy dando a esa persona y le estoy dando toda mi atención, todas mis emociones, están puestas en lo que me está diciendo.

    A por ello!!!

    Toda raba!!

    Shalom!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA