Jesed - Dar y contribuir

Cuando tu Sefirá más dominante es Jesed, tu necesidad más básica es la de dar. Eso te llevará a estar siempre buscando como contribuir con los demás o con una causa.

Empezaremos entendiendo las consecuencias negativas que puede tener esta necesidad cuando no la usamos correctamente, pero ¡no te desanimes! Pues más abajo tendrás también las respuestas de como usarla para sacar lo mejor de ti.

Cuando esta necesidad no esta rectificada y nos domina las consecuencias más frecuentes son:

  • Puedes estar dando por encima de tus posibilidades. Eso te dejara exhausto física y emocionalmente.
  • Puedes verte en problemas con otros por estarte entregando demasiado a una causa.
  • Puedes estar olvidando tu relación de pareja o la educación de tus hijos, por estar ayudando sin limites.
  • Otros pueden aprovecharse de ti y de tu bondad.
  • El enfocarte siempre hacia fuera hace que puedas estar obviando algunas de tus necesidades internas.
  • Te cuesta ponerte límites.
  • Te cuesta decir «No».
  • Eres muy sentimental y te cuesta controlar tus emociones.
  • Te valoras a ti mismo por lo que das y no por lo que eres.

El Jesed es movimiento que viene de dentro hacia afuera. Aquel que su necesidad predominante es la de dar siempre estará enfocado en su mundo exterior. Como veremos a continuación eso puede ser algo maravilloso, pero si esto no viene en su equilibrio adecuado nos puede acabar traicionando.

No es extraño ver personas que se han entregado a causas, ya sean religiosas,  de caridad, o en ayudar a familiares y han terminando desarrollando en sus propias vidas grandes problemas.

A veces ellos mismos traspasan sus propios limites y se fatigan física y emocionalmente. En otros casos son sus familiares que también requieren su atención los que se molestan y se daña su relación entre ellos. A veces es su vida económica por estar dando más de lo que puede dar.

En otras ocasiones incluso pueden estar ayudando a otros mas de lo que los otros quieren que se les ayuden, y estos terminan molestándose.

La Cabalá explica que el termino «Jesed» a parte de bondad se puede traducir como «Oprobio» y tiene un aspecto muy negativo. Y es que cuando el Jesed (Bondad) esta desequilibrado y no rectificado nos puede llevar al mismo oprobio. Dar es un valor supremo, pero también en dar necesitamos un equilibro como veremos a continuación.

Cuando esta necesidad está rectificada y la usamos para nuestro crecimiento, las consecuencias son:

  • Estas dispuesto a hacer todo para ayudar a los demás.
  • Tienes una gran empatía y compasión con las personas necesitadas.
  • Sabes darte también a ti mismo.
  • Sabes poner a tus familiares y cercanos en prioridad antes de dar a otros.
  • Das sin esperar nada a cambio.
  • Estas lleno de energía, pasión y amor.
  • Sabes cuando no debes dar.
  • Sabes decir que no cuando es necesario.
  • Aunque tus emociones son muy intensas estas no te dominan.
  • Sabes perdonar.
  • Tu misión y pasión es hacer un mundo mejor

Cuando tu necesidad de dar esta rectificada, entonces esta va a cubrir todas tus necesidades. Dando vas a sentir amor y conexión con aquellos a quien le das. Te vas a sentir con sentido y valor. El dar a muchos y de diferentes formas te dará diversidad. Vas a crecer mucho como persona y eso te dará seguridad y confort. Ademas de ser alguien energético, simpático, empático y amable. Lo tienes todo para triunfar en la vida.

En la Cabalá se enseña que la Divinidad creó el mundo con Jesed (Bondad) e hizo que el mundo se mantuviera por Jesed. Cuando damos cumplimos con el propósito más elevado de la creación.

Eso te hará vivir una vida plena, sin importar tanto cuales sean las dificultades por las que estás pasando. Cuando te centras en el mundo exterior y entiendes que estas aquí para servir a algo mayor que tú, tomas con más proporción tus propios problemas.

El camino para llegar al equilibrio es prestando atención a tu mundo interior. Debes saber que el hecho de invertir en tu crecimiento te permitirá ser un canal mejor y más grande de Bondad.

Aprende el equilibrio del dar y eso te permitirá dar siempre con mejor calidad y a mayor escala:

Primero date a ti mismo, luego a tu pareja y a tus hijos, luego a tus familiares y cercanos, luego a los demás.

Es cierto que es un gran nivel el hecho de sacrificarse por los demás, e incluso si eso supone una pérdida para ti en algún área. Pero si tú vas a sacrificarte, y eso te va a dejar desanimado, o va a causarte problemas familiares, o vas a ver a tus hijos rechazándote, no vas a poder seguir dando, y si lo haces lo estarás haciendo de manera equivocada. Cuando decidas sacrificarte asegúrate de que lo que «pierdas» es para ti una «ganancia»!

¿Todavía no has hecho el test para descubrir qué Sefirot condicionan tu vida? Hazlo aquí:

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA