Día 25. Netsaj de Netsaj

¡Shalom a todos! Bienvenidos a un día más de los «49 días para rectificar tus Sefirot»

Hoy hemos contado veinticinco días del Omer, que son tres semanas y cuatro días. Así pues, llegamos hoy a la Sefirá Netsaj de Netsaj, nos encontramos rectificando la máxima expresión de Netsaj.

Esta semana nos estamos centrando en la rectificación de Netsaj en el aspecto del progreso. Netsaj significa victoria y también significa algo perpetuo, algo para siempre, así pues, esto es el progreso, es una serie de victorias continuas, con las cuales vamos avanzando en toda nuestra vida.

Cuando hablo de victorias no siempre es de vencer, a veces perder también es una victoria, si es que sabemos aprender de ello, sacar de ello algo bueno.

Y la palabra Netsaj tiene también un tercer significado, si os fijáis en muchísimos de los Salmos aparece la palabra «Lamnatzeaj» justo en el Salmo 67, que estamos viendo, esa es la primera palabra de la introducción del Salmo, que no lo hemos estudiado en todas sus palabras. Pero la primera palabra es «Lamnatzeaj» y el «Menatzeaj» era el director de la orquesta.

Así pues, Netsaj también tiene que ver con el liderazgo, aquél que sabe liderar, que sabe dirigir y obviamente una de las características, uno de los rasgos más importantes de un líder, es que ha progresado y tiene sus victorias, sus conquistas y sigue haciéndolo todo el tiempo por sí mismo. Y después sabe enseñarle a los demás, sabe guiar a los demás también hacia esas victorias.

Hoy en día mucha gente quiere ser líder y piensa que con ponerse una cámara delante o un micrófono en la boca y decir ideas bonitas que han escuchado de otros ya son líderes. No, el líder es el que ha hecho por sí mismo un camino, un progreso y tiene sus avales y puede guiar a otros a hacerlo.

Así pues, hoy toca rectificar Netsaj de Netsaj y toca hablar y entrar en el centro del concepto progreso y avance en la vida. Una de las causas que más impide nuestro progreso en la vida es que no sabemos hacia dónde tenemos que progresar, hacia dónde tenemos que caminar.

Los seres humanos somos primeramente seres supervivientes, sobrevivir es algo que sabemos hacer de maravilla. Llevamos miles de años aprendiendo a sobrevivir aquí en el mundo, que está lleno de peligros y nosotros siempre estamos atentos a cómo huir de esos peligros.

El mundo está lleno de cosas desagradables y nosotros siempre estamos atentos de cómo huir, cómo escapar de esas cosas desagradables.

Si tú le preguntas a alguien: ¿Qué tipo de gente quisieras que nunca esté contigo?, te van a saber describir qué tipo de persona no quieren a su lado, incluso te van a dar nombres y apellidos.

Si les preguntas: ¿Qué tipo de gente quisieras tener a tu lado? La respuesta será más lenta. Si le dices a alguien: ¿Qué tipo de vida no te gustaría tener? Vas a encontrar muchísimas respuestas.

Pero si le dices a alguien: ¿Cuál es la vida ultimativa que te gustaría tener? Qué trabajo, qué familia, qué lugar donde vivir, vas a encontrar muy poca gente que lo tenga muy claro.

¿Por qué? Porque la mayoría de nosotros sabemos lo que no queremos, porque como animal superviviente estamos siempre viendo lo negativo, de qué peligro salvarme, de qué cosas desagradables huir y qué cosas no quiero.

Lo que no quiero lo tengo muy claro, pero llegó la hora de preguntarnos: ¿Qué sí quiero? Si queremos dejar de sobrevivir y empezar a progresar en la vida, tenemos que empezar a preguntarnos, qué sí quiero.

¿Habéis visto alguna vez a alguien empezar a correr un maratón, pero no sabe dónde está la meta final ni hacia dónde tiene que correr? ¿Habéis visto a alguien empezar un rally o una carrera de coches y no sabe cuál es la meta que tiene que cruzar?

¡No! antes de empezar la carrera ya se ha estudiado el circuito muchísimas veces, sabe a dónde tiene que llegar, sabe cuáles son las paradas, sabe cada paso del camino.

No puede saber todo lo que va a ocurrir, porque no depende todo de él, en la vida no depende todo de nosotros, pero tiene una idea primera hacia dónde va a ir, después va a ajustar su vida con los imprevistos, va a ajustar la carrera con los imprevistos que vayan surgiendo y va a intentar hacer lo mejor. Pero como mínimo tiene un primer plan, tiene un lugar hacia dónde correr y caminar.

Bien, hace poco hicimos un ejercicio, para entrar ya en la parte práctica y no quedarnos solo en palabras, donde agarramos ocho áreas de la vida y elegimos tres áreas, las cuales queremos avanzar en ellas.

Dijimos en Guevurá de Netsaj que no queremos avanzar de una manera esparcida, es decir, esparciendo nuestra energía en esto, esto y esto y al final vemos que no estamos avanzando. Sino queremos concentrar nuestra energía en lugares específicos y elegimos tres áreas en nuestra vida.

Bien, si hiciste el ejercicio entonces te pediré que tomes estas tres áreas en la vida y te preguntes: ¿A dónde quieres llegar? ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Cuál es tu visión ultimativa en estas tres áreas? No vas a poder llegar a ellas si no decides a dónde quieres ir. Si tienes una idea abstracta, si tienes una idea amorfa, entonces el camino será también amorfo.

Entonces el éxito que tengas, el alcance que tengas también será amorfo, es algo simple. Si tú dices por ejemplo en el área de la espiritualidad «yo quiero ser buena persona», es que esto no significa nada, bueno, significa algo para ti en tu subconsciente, tienes ideas amorfas de lo que significa ser buena persona pero como no lo tienes claro no vas a saber hacia dónde caminar para ir allí.

Pero si tú pones hechos o datos concretos, medibles y alcanzables entonces vas a poder ir allí. Si tú en vez de decir «yo quiero ser buena persona» dices «yo quiero sonreír a cada persona con la que me encuentro», eso es algo medible y alcanzable.

Podrás saber al final del día si has sonreído a todas las personas que has visto o «yo quiero dar caridad y ayuda a todos los que lo necesiten en mi barrio», eso es algo que puedes medir y alcanzar.

En espiritualidad «yo quiero meditar todos los días una hora», es algo que puedes medir al final, a la noche te irás y te preguntarás ¿soy más espiritual hoy?, bueno no lo sé, pero una cosa sé seguro, que hoy he estado delante del Creador, he meditado o he rezado durante una hora, eso sí lo puedo medir.

Si eso me hace más espiritual o no, seguramente que a la larga sí lo va a hacer, por eso es que me lo he propuesto.

Si no hiciste el ejercicio de Guevurá, te invito a que busques Guevurá de Netsaj, hagas el ejercicio, elijas tres áreas de las ocho áreas que te dije allí. Las voy a repetir ahora también pero escucha porque es importante y en estas tres áreas escribas hoy tu visión ultimativa, tiene que ser detallada, medible y alcanzable.

Las ocho áreas son: espiritualidad, vida familiar, vida de pareja, economía, carrera o estudios, vida social, la salud, la octava es la satisfacción, cuánto lo pasas bien en la vida, cuánto te sientes bien, qué cosas haces para sentirte bien.

De todas estas áreas elige tres en las cuales quieres avanzar y define cuál es tu visión ultimativa para ir allí.

Si quieres avanzar un poco en el ejercicio, puedes hacerte dos preguntas muy simples ¿Cuáles son las tres cosas más relevantes que me van a llevar a esa visión? Y ¿Cuáles son las tres cosas que hoy me impiden avanzar hacia allí?

Y con esto creo que habremos rectificado mucho nuestro Netsaj de Netsaj, nuestra máxima expresión del progreso.

Cuando pasamos al Salmo 67 nos encontramos con la palabra «Amim», dijimos: «porque juzgarás a los pueblos, las naciones con justicia». «Amim» son pueblos, la palabra de hoy tiene mucha relación con la Sefirá de Netsaj, sin embargo le quiero dar un punto de vista nacional.

Ya que estamos hablando de naciones y es que la diferencia que ha tenido la nación de Israel, que ha sido una nación milenaria, aunque ha sido perseguida por los más grandes imperios, ésta ha subsistido y estos imperios no.

Quizás es justamente lo que hemos dicho hoy, Israel tuvo y ha tenido siempre una visión ultimativa del mundo, ha tenido una meta para el mundo. Israel se ha visto implicada en un proyecto Divino que tiene un claro fin.

Los profetas nos hablaron de este fin y como Israel, han caminado hacia allí, obviamente con la ayuda del Creador Eso les ha hecho en cierto grado imparables.

Si cada pueblo y cada nación supiera porqué está aquí en la tierra y trabajara por ello, cuál ha sido la misión del Creador para esa nación, el mundo estaría en un nivel de rectificación muy pero muy alto.

Y la palabra del Ana Bejoaj es:»Tzidkateja» que significa «tu justicia» pero puede significar también «tu caridad». La palabra Tzedaka es también caridad, dice el verso también: «las misericordias de tu caridad siempre otórgales».

Y es que es muy importante que sepamos que aunque realmente nosotros nos ponemos metas, nosotros avanzamos, tenemos visiones y nosotros hacemos y nosotros progresamos Netsaj también nos conecta con algo perpetuo, con algo eterno.

¿Qué significa?, tenemos que saber, tenemos que comprender que también el progreso por el cual nosotros trabajamos no viene de nuestras propias fuerzas, sino que viene de las fuerzas que nos son dadas de lo alto y no podemos decir cómo está escrito en la Torá «no sea que digas mi fuerza y el poder de mi mano me han dado esa victoria» sino que la victoria y el progreso nos es dado de lo alto, aunque nosotros hagamos todos los planes y tengamos que hacer todos los planes.

Y con esto terminamos la rectificación de la Sefirá Netsaj de Netsaj.

¡Shalom!

15 comentarios en “Día 25. Netsaj de Netsaj”

  1. Shalom rabino muchas gracias por su tiempo y estás grandes enseñanzas me han echo reflexionar mucho ahora entiendo cuánto me equivoque en mi vida hubiera sabido esto tanto tiempo atrás shalom mil bendiciones.

  2. Hace ya un cierto tiempo que descubrí que para saber hacia donde quería ir, primero tenía que saber quién soy, quién soy realmente, más allá de mi apariencia y mi personalidad. Cuando vislumbré está respuesta, mi vida adquiero un mayor propósito y sentido. En lo concreto y en lo cercano sigo teniendo dudas y no siempre lo tengo claro, pero ‘comprender’ -a ratos y a tientas a veces… en eso estoy- y ‘comprenderme’ como instrumento de algo sagrado siempre me ayuda en mis batallas humanas.

    Muchas gracias, me encantaron todas las reflexiones y la práctica. Bendiciones. Shalom!

  3. Yadira Zúñiga Ruiz

    Buenas noches
    Rabino Daniel

    Muchísimas gracias
    Todo lo que he logrado en estos 25 días del Omer me han sido dado de lo alto. Shalom
    Costa Rica 🇨🇷

  4. Gracias Rab por esta enseñanza, la verdad que con este ejercicio práctico en la Sefirot de Netsaj trabando en las áreas que más necesitamos y sobretodo ponernos metas en tiempos y el cómo hacerlo nos va a ayudar a rectificar grandemente.

    Es verdad que vivimos en desorden poco a poco vamos prendiendo más de cómo llegar a elevarnos cada día es un reto francamente

    Que Hashem lo bendiga Rab por esta bondad pe con nosotros ♥️♥️♥️

    1. Anabell Salmerón García

      Querido Rabino Daniel.
      Muy profunda enseñanza, en mi caso algo difícil de comprender, en el sentido de que la victoria y el progreso están dados desde arriba. Esto se puede cambiar con plegarias a Dios, que nos de mayor progreso y victoria. Las.victorias que tengamos que tener esta vida se dan sin hacer un gran esfuerzo?
      Muchas gracias apreciable Rab. Daniel por dar luz a mi alma. Shalom shalom.

      1. Hay que hacer esfuerzo máximo. Pero paradójicamente esto no nos da la victoria. El hecho que venga de arriba no significa que no debamos esforzarnos y al revés el hecho que nos esforcemos no significa que no venga de arriba.
        Shalom!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA