Barreras a la felicidad

En este artículo vamos a estar hablando de cuáles son las cuatro principales barreras a la felicidad y la plenitud. 

La primera barrera a la felicidad es no saber las reglas del juego. 

¿Alguna vez viste a alguien participando un juego del que no sabe las reglas? Intenta imaginarlo: Mira de un lado al otro como perdido, esta confundido e inseguro. Mira a los demás intentando pillar de que se trata todo esto. 

Siempre son los perdedores. A no ser que tengan un interés especial, se van a retirar pronto del juego y dejarán de intentarlo.Todo esto lo podrían haber ahorrado, leyendo el manual de instrucciones o haciendo un Google que les explique cómo jugar… 

¿Qué pasa con el juego de la vida? ¿Te sientes, perdido, confundido e inseguro? ¿Estás todo el día intentando ver en otros cuál es el sentido de vivir? ¿Te sientes un perdedor? ¿Has pensado en retirarte y dejar de intentarlo? 

Solo necesitas entender que el universo, el ser humano y la vida han sido creado con reglas. Tu única opción para tener éxito en la vida es aprender y estudiar estas reglas. Déjame ponerte algunos ejemplos: El mundo que te rodea esta en un continuo movimiento y avanza hacia algo. Las especies evolucionan, las sociedades evolucionan, etc. Todo está en movimiento y crecimiento, así lo ha fijado el Creador… 

Ahora: ¿Qué piensas que te pasará a ti si no evolucionas y avanzas? Estar buscando tu felicidad en horas de televisión, comida dañina, pastillas, relaciones esporádicas, solo para poner algunos ejemplos. ¿Crees que te dará felicidad y satisfacción? ¿Entiendes que la satisfacción se siente solo en el continuo crecimiento? No en el crecimiento de la barriga, ni en hacer crecer tus horas viendo basura delante del ordenador… En el crecimiento de tu ser en sus cuatro mundos: Espiritual, Mental, Emocional y físico.

La segunda barrera a la felicidad es no saber lo que queremos en la vida. 

Alrededor de nosotros la gran mayoría saben lo que NO quieren… pero solo una minoría sabe lo que quiere en la vida… Quiero que te fijes por un momento en los movimientos que han intentado conseguir algo en nuestras sociedades en las últimas generaciones: 

El comunismo es un movimiento en contra de las diferencias de los estratos socioeconómicos. No es un movimiento que busca lo que quiere, sino lo que NO quiere. Es decir, lo que quiere esta impulsado por NO querer otra cosa. 

La izquierda dice defender a la clase obrera, mientras que la derecha dice defender y conservar valores éticos y socioeconómicos tradicionales. 

Mira una campaña de elecciones políticas, escucharás mucho lo que NO hay que hacer, lo mal que lo hacen los demás partidos y políticos, escucharás poco los sueños y las visiones que tienen los políticos para tu país. 

Ahora, lo peor es que ellos saben con ciencia cierta que si hablaran más de lo positivo que de lo negativo NO ganarían las elecciones. 

El feminismo, es otro ejemplo claro: Qué puede haber mejor que un movimiento que lucha por la felicidad de las mujeres, sus derechos y su bienestar, pero muy lejos de esto, el feminismo más que todo esto, es principalmente una lucha en contra del patriarcado. No significa que el feminismo luche por lo que las mujeres quieren, sino que luchan en contra de lo que NO quieren. 

Lo mismo ocurre en general con las religiones, están muy centradas en defender y luchar por lo que no es, y poco centradas en lo que quieren promover y aportar al mundo. 

Esto es así a nivel general de nuestra sociedad, y suele ser así en lo personal: Si preguntas a la gente a tu alrededor que es lo que NO quieren en sus vidas vas a recibir muchas respuestas y muy claras. 

Si les preguntas cual es la visión última de tu vida: Qué es lo que quieres, cómo te querrías ver el fin del año que viene o de aquí 20 años… Vas a encontrar a muy poca gente que tiene respuestas claras y elaboradas. 

Al ser así, nuestras reacciones inconscientes serán siempre de supervivencia. Si has tenido una desilusión en una relación, tu reacción automática será rechazar las relaciones para NO sentir más un dolor así, en vez de reaccionar de manera positiva buscando nuevas posibilidades para llegar a conseguir la relación que tanto sueñas. De nuevo, no es tu culpa, así ocurre a la mayoría tanto a nivel personal como a nivel social. ¿Por qué esto es así? 

En la Cabalá se explica que hay dos motores para la acción en nuestras vidas: DIN y JESED. JUICIO Y MISERICORDIA o BONDAD El DIN es la fuerza de «Contracción», un movimiento hacía nosotros mismos, que viene a defendernos, ponernos límites, etc. De ahí salen actitudes positivas como la disciplina pero también otras negativas como el miedo. El JESED (Bondad y amor) es la fuerza de «Expansión», un movimiento hacia a fuera, que viene a desarrollarnos, expresar nuestras cualidades más allá de nuestros propios límites. Se trata de ir hacía adelante, hacia algún lugar, y no solo de defenderte para no ir hacia atrás. Del Jesed salen actitudes positivas como el amor, el dar, el querer más y otras menos positivas como no aceptar leyes y límites o amar lo malo. 

Cuanto más elevado es el nivel humano y espiritual de cada uno de nosotros, más el motor de nuestra manera de actuar será el Jesed. No significa que no tengamos límites, pero los motivos que nos impulsen a actuar, no serán los que NO, sino los que SI. No lo que no quiero, o lo que hay que oponerse, sino lo que sí quiero aportar y dar, tanto a mí mismo como a los demás. 

Nuestro nivel más básico como seres humanos es el de sobrevivir, lo cual es la fuerza de Gueburá por excelencia. Pero según la Cabalá cuando más te eleves de nivel, vas a encontrar más Jesed, lo que significa que vas a empezar a querer VIVIR, y la vida está del lado del Jesed, de la Bondad, porque la vida es un Regalo, un acto de bondad del Creador hacia cada uno de nosotros. 

Significa que el impulso de todo lo que hagas será el Amor. Lo que deseas y quieres. También cuando digas NO a algo, lo harás porque amas lo que SI y de momento esas dos cosas no pueden convivir, pero siempre actuarás desde el AMOR y eso será muy distinto. 

Decir que NO a algo porque no puede ir junto con lo que SI quieres, es muy distinto que decir que SI a algo porque no puede ir junto con lo que NO quieres. 

Así pues, para empezar ese cambio, solo tienes que empezar a preguntarte a dónde quieres llegar en la vida, a dónde quieres caminar, qué cimas escalar. Cómo quieres verte los siguientes 90 días, 1 año y 10 años. Ponte metas, ten sueños y visiones. Empieza a Vivir y deja de sobrevivir.

 

Tercera barrera: El miedo. 

Dijimos que la segunda barrera a la plenitud es el no saber lo que queremos en la vida, no saber a dónde queremos llegar. Dijimos que si le preguntas a la gente qué quieres en la vida: la mayoría no van a saber qué contestarte. 

Lo cierto es que muchos si que lo saben, se han permitido soñar despiertos alguna vez y pensar lo que tanto les gustaría hacer. Sin embargo, subconscientemente están evitando con todas sus fuerzas enfocarse en ello por un solo motivo: El miedo. 

El miedo, es un mecanismo de supervivencia. Gracias a que el ser humano tiene miedos ha podido sobrevivir como especie. Este mecanismo está mucho más desarrollado en nosotros que en el resto de las especies. No solo vamos a huir de los leones cuando estos nos persigan, como lo intenta el ñu, no siempre con suerte, sino que directamente nos preocuparemos de vivir lejos de ellos, en casas protegidas y fabricaremos armas para defendernos desde lejos, como un arco de flechas, por ejemplo, o más moderno: un fusil. 

Como especie nacemos con el temor. Si te fijas en el Árbol de las Sefirot, que también representan al Ser Humano. El miedo es la Sefirah de Guevurá. En otras palabras, el miedo es parte de nuestro ser… Lo necesitamos para ser completos. Alguien que no tiene miedo en absoluto es un ser falto. Solo dos tipos de personas no sienten miedo: O los psicópatas o los muertos. 

Ahora la pregunta es si tu Sefirah de Guevurá esta rectificada o no. En otras palabras si tu mecanismo del miedo está trabajando a tu favor o en tu contra. 

Soñar supone cambios y soñar en grande, grandes cambios. La gente siempre se toma mal cuando les digo «Tienes que cambiar», pero es que para ir de tu versión actual a la mejor versión de ti mismo necesitas un cambio. Y si no hay ese cambio que va a reducir el espacio entro los dos círculos… habrá algo menos agradable. Recuerda: Quedarte en el estado actual siempre será la peor opción.

Ahora: El término cambio supone riesgo, y riesgo supone miedo. Por lo tanto inconscientemente tu sistema de supervivencia te alejará de los cambios. 

Es más, para muchos cambio supone intentar algo nuevo, y eso supone fracaso. Fracaso supone algo muy negativo acerca de si mismo, por lo tanto: El cambio despertará en ellos un miedo a fracasar. 

Conozco personas con muchísimas habilidades en todas las áreas. Y toda su vida: espiritual, social, económica se ve atascada por miedos inconscientes. Si le preguntas si quiere la felicidad y el éxito, te dirá que es lo que más quiere en el mundo. Lo que no sabe es que también es a lo que más miedo le tiene en el mundo. Y la verdad que duele el corazón verlo. 

Así pues esta es la tercera barrera y quizás sea una de las mas frecuentes.

La cuarta y última barrera: Costumbres venenosas.

La cuarta barrera a la plenitud y la felicidad, es el mantener en nuestras vidas costumbres que no nos hacen avanzar, sino mas bien nos hacen retroceder. Y quiero dividirlas en tres tipos: 

El primer tipo son aquel tipo de costumbres que sabemos a ciencia cierta que no nos llevan a ningún lugar. Tu y yo sabemos como se siente haberse ido a dormir tarde por estar en Youtube o en Facebook mirando tonterías, cuando sabes que mañana te volverás a levantar tarde, o estar demasiado cansado durante el día. O estar comiendo de nuevo lo que sabes que te va a sentar mal al final. 

El segundo tipo son aquellas costumbres, que hacemos inconscientemente, porque pensamos que nos ayudan a algo, y luego nos damos cuenta que no deberíamos haberlo hecho. Por ejemplo: El enfadarnos y gritar. Que no solo que no nos llevan a ningún lugar sino que son un veneno: Espiritual, mental, emocional y también físico. 

Y el tercer tipo, son aquellas que no son inconscientes, sino que la gente está completamente convencida de que son costumbres buenas y las hacen a toda conciencia, sin embargo éstas no les llevan a ningún lugar. Por ejemplo: Mirar el telediario mientras cenas o hablar mal de alguien porque según ellos «es necesario».Si te fijas en los dos casos, la gente gana algo al hacerlo, lo que desconocen es la gran perdida que tienen. 

Creo que para saber si una costumbre es buena o mala para mi: Basta con preguntarme: «¿Me está haciendo avanzar?», ponlo balanza lo que ganas y lo que pierdes y lo descubrirás.

Ahora hay un punto de vista más elevado y quiero que lo veas desde ahí: Lo peor de una mala costumbre no es solo la mala costumbre en sí o las consecuencias que te pueda traer: SINO lo que no estás haciendo en su lugar. El perder todo lo bueno y provechoso que podrías estar haciendo en su lugar, eso es lo peor. 

Desde el punto de vista de la Cabalá: La falta de bien es en esencia mucho peor que lo «malo» en sí. Este concepto… Lo veremos más adelante. 

7 comentarios en “Barreras a la felicidad”

  1. mariaedelys.28@gmail.com

    Es maravilloso como Dios a través de ti nos acaricia con las palabras, aprender a través del dolor o del amor es una elección de cada uno. Gracias.

  2. Sigue estudiando Cabala deja religiones y hazte de un Rabino claro Rabino Daniel y veras como entenderas.
    Yo he estudiado cabala desde el 2009 en internet y vi a muchos que dan clases pero Rabino Daniel con el lo tienes todo, no tengas miedo de dejar paradigmas equivocados. Desaprende para aprender nuevamente. Programa tu mente con toda la sabiduria que nos da Rabino Daniel.

  3. Querido Rabino Daniel: ante todo mi agradecimiento por la claridad y honestidad de tus palabras y la generosodad de tu trabajo. Hice el test y queria saber como hacer para rectificar los sefiroth y el arbol en general. No hablo ni leo hebreo. Pero me fascina la cabalá. Muchas gracias por tu orientación

  4. Querido Rabino, estoy mal! Siempre pensé en el cábala ,quién habla de esto es la actriz Reina Rich, y la veo tan feliz tan tranquila tan alineada en su eje. Acabo de perder a mí Hija Querida tiene 45 años y un hijo de 17 años, no doy mas el sufrimiento y la angustia son insoportable, una vez por semana estoy en un grupo de padres que perdieron a sus hijos/ hijas, tengo 73 años y deseo estar un poquito mejor, me dicen el camino es largo y muy feo, son de un año a quince meses, mí angustia es muy grande y paralelo a lo que hago quiero hacer el cábala, muchísimas Gracias!!!!!!

  5. Son tantas situaciones reales que confrontan nuestras vidas y llegamos al punto principal.
    Quiero cambiar .
    Gracias rabino por esta reflexion
    Shalom

    Shalom

  6. Shalom amado rabino , El Santo Bendito Sea YHWH lo bendiga, a la verdad quisiera entender y aprender y elevar mi alma , al diseño original de Nuestro Creador YHWH pero no lo entiendo, no lo coordino , quiero aprender anhelo aprender cábala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA