Día 17. Tiferet de Tiferet

¡Shalom a todos! Bienvenidos a una rectificación más de los «49 días para rectificar tus Sefirot».

Hoy ya contamos diecisiete días para el Omer, por lo tanto ya llevamos dos semanas y tres días. Estamos en la tercera semana y tercera Sefirá que es Tiferet.

Así es que nos encontramos en Tiferet de Tiferet, la máxima expresión de Tiferet.

Hoy quiero hablar de un concepto muy importante que nos puede realmente cambiar la vida, ya lo introducimos un poco ayer cuando hablamos de Guevurá de Tiferet pero hoy quiero hablar de él más a fondo.

Se trata del concepto Emet LaAmitá. Sabemos que la palabra Emet significa verdad y que Tiferet equivale a la verdad. Así pues hay una verdad de la verdad, Tiferet de Tiferet y debemos preguntarnos si algo es verdad, ¿Cómo puede haber una verdad de la verdad?¿Hay acaso mentira de la verdad?Y prepárate porque estoy seguro que no te esperas la respuesta.

Los Sabios nos dicen que aparte del concepto Emet, verdad general, las cosas tienen que ser «Emet LaAmitá», una verdad verdadera.

Y es que en el mundo en que vivimos las cosas no son siempre objetivas, muchas veces son subjetivas y la verdad que conoces, cuando la aplicas a cierta situación, se convierte en una mentira.

Es verdad, por ejemplo, que se debe amonestar al que está haciendo algo incorrecto, la Torá y la Cabalá nos hablan en varias ocasiones de un concepto llamado la «Tojejá» que sería como amonestar verbalmente a alguien que está haciendo algo incorrecto.

Tanto que hasta a veces dicen que si tienes la oportunidad de amonestar o de reprender a alguien y no lo haces, entonces tú también pasas a ser cómplice, «entre comillas», de lo que aquella persona está haciendo, porque tenías la oportunidad de evitarlo a través de tu amonestación y no lo has hecho.

Digamos entonces que ésta es una gran verdad: «La amonestación es algo que debe ser practicado para que no seamos cómplices de un mal que se está haciendo y que podíamos haberlo evitado».

Así pues, cada uno de nosotros dirá, bien, tengo que prepararme entonces para ir amonestando y reprendiendo a derecha y a izquierda, a todo aquél que esté haciendo algo negativo.

Y ahora cuando traemos al mundo de Asiyá esta verdad, empiezan a complicarse las cosas porque esta verdad puede transformarse en una gran mentira.

Rabí Akiva, uno de los grandes Sabios del Talmúd y de la Cabalá, ya dijo hace unos dos mil años que tiene dudas si hay alguien en su generación que sepa amonestar a los demás como es debido.

Pues la amonestación no es algo que yo cumplo sin ningún propósito porque esa sea la verdad y ya está; No, la amonestación se cumple con un propósito, aparte de que sea verdad, la verdad tiene un motivo.

Y si en vez de evitar que se haga un mal simplemente añadimos leña al fuego, el mal será hecho igualmente y aparte solamente enfadaremos a la otra parte, añadiremos más odio y más negatividad, entonces no solo que no se cumple el objetivo y no estamos construyendo, sino que estamos también destruyendo.

Algo que era una verdad tan grande como la «Tojejá» se puede convertir en una gran mentira y para eso necesitamos entender que las cosas aparte de ser verdad, tienen que ser verdad de la verdad, Emet LaAmitá.

Verdad en su máxima expresión, también cuando se exprese ese concepto, esa verdad en el mundo físico.

A la gente dogmática no le gusta este concepto, porque le gusta decir: «yo hago lo que es verdad y el problema lo tienen los demás que no aceptan la verdad». Y ahí la verdad se desequilibra hacia el lado del juicio, de la izquierda y deja de ser verdad porque deja de ser Tiferet.

Hay otros que cortan por lo sano y dicen: «bueno, nunca más voy a aplicar este concepto porque no tengo claro cuando hacerlo», poniendo el ejemplo de la amonestación, de la reprensión, como hay padres que he escuchado que tienen como norma en sus casas «Nunca decir no a sus hijos».

Aquí no se han caído del lado de la izquierda, se han caído del lado de la derecha y como ya no hay equilibrio, ya no hay Tiferet, ya no hay esplendor, ya no hay verdad.

Hoy no te voy a dejar un ejercicio práctico porque creo que esta enseñanza de la Emet LaAmitá es súper práctica en todas y cada una de las áreas de la vida. Quizás en cada uno de los momentos.

Solo te voy a invitar a que los próximos días, sobre todo el día de hoy que rectificamos Tiferet de Tiferet, te preguntes ¿Esto es verdad, Emet LaAmitá, la máxima expresión de la verdad?

Y como siempre todo lo que decimos en la rectificación diaria tiene una gran conexión con lo que vemos en el Salmo y en el Ana Bejoaj.

En el Salmo 67 nos encontramos con la palabra:»Yoduja», te reconocerán, se repite el verso. Empezó el verso número tres diciendo: «Te reconocerán los pueblos Elohim, Dios, te reconocerán todos los pueblos».

Así pues, fijaros bien que hay dos reconocimientos, primer reconocimiento: «Te reconocerán los pueblos Elohim», sería el conocer la verdad, pero no basta con un primer reconocimiento, necesitamos reconocer la verdad de la verdad.

Por eso es que viene el segundo reconocimiento:»Yoduja amim Elohim, Yoduja amim kulam» por segunda vez.

Y en el Rezo del Ana Bejoaj nos concentramos en la palabra: «Dorshei» dice el tercer verso: «Na Guibor dorshei yijudeja, kevavat shomrem», por favor Poderoso a los que buscan tu unificación, guárdales como la pupila del ojo.

Aquellos que buscan tu unificación, hoy nos concentramos en la palabra «que buscan» y es que la verdad es para la gente dogmática, para la gente religiosa pero la verdad de la verdad es solo para los buscadores.

Aquellos que entienden que la verdad es algo que se le atribuye al Creador solamente en su plenitud, como dice Yirmiyah, Jeremías 10:10, «Adonai Elohim Emet», Adonai Dios es la verdad.

Y es que la verdad se revela progresivamente, igual que Dios se revela progresivamente hasta el fin de los días donde se revelará en toda su plenitud.

Esa revelación progresiva de la verdad, es una revelación que nosotros vamos experimentado en el día a día y que tenemos que buscarla. Así pues, esa actitud de búsqueda la podemos adquirir hoy, concentrándonos en esta palabra de esta tefilá tan poderosa de Ana Bejoaj. Pidamos pues, al Creador que nos la otorgue.

Y con esto hemos terminado hoy la rectificación de Tiferet de Tiferet.

Un saludo y nos encontramos mañana con más enseñanzas.

¡Shalom!

33 comentarios en “Día 17. Tiferet de Tiferet”

  1. Anabell Salmerón García

    Querido Rab. Daniel
    Cuántas enseñanza de vida, y me doy cuenta que son cosas muy cotidianas, donde está la corrección para que seamos mejores seres humanos, hijos de Dios, hay tantas formas de hacer daño, disfrazadas de verdad. Gracias gracias Rab. Por dar tanta alegría a mi vida. Shalom

    1. Enhorabuena! gracias por comentar! nos motiva muchísimo saber cuanto os ayudan nuestras enseñanzas en el crecimiento de vuestras vidas!
      Shalom!

  2. Gracias Rav Daniel.
    Guianos Oh Eterno en Emet La Amida , buscarte , amarte y servirte.
    Gracias porque estas haciendo en esta Sefira Haomer.

  3. Gracias por está linda enseñanza, siempre he buscado de Dios, siento en mi corazón buscar de su presencia pese a los tiempos y dificultades, me siento afortunada encontrar este estudio. Mil y mil gracias.

  4. Rabino Daniel la primera vez que lo escuché fue con el Salmo 91, me acompaña día a día, luego el curso «Aprende a leer hebreo, en catorce días», actualmente el curso de Hebreo Bíblico y La cuenta del Omer!! Siento que con el conocimiento que usted imparte y la bendición de Dios, la verdad se revela día a día. Gracias

  5. Gracias rabino por esta enseñanza todos los días escribo el estudio así lo entiendo mejor no ha sido fácil lo e compartido con una amiga le envío todos los días la enseñanza shalom

  6. Shalom rabino daniel muchas gracias por sus enseñanzas todos los días escribo y estudio así asimilo más entendido muchas cosas en mi vida pero sé que el creador me ayudará cada día se me ha dificultado un poquito el estudio y lo e compartido con una amiga shalom.

  7. Yadira Zúñiga Ruiz

    Buenas noches Rabino Daniel
    Hace 20 años atrás yo era atea y conocí un poquito de Dios en la religión Católica y ahora tengo tres meses de escuchar sus enseñanzas las cuales me han abierto más mis ojos espirituales.
    Y con los 49 días de Omer
    Dios ha tocado de una manera increíble mi corazón a través de cada una de sus enseñanzas. Gracias por traer luz a mi vida. Shalom
    Costa Rica 🇨🇷

    1. Enhorabuena! gracias por compartir tu experiencia! nos motiva muchísimo saber cuanto os ayudan nuestras enseñanzas en el crecimiento de vuestras vidas!
      Shalom!

  8. MUCHAS GRACIAS!! Querido Rabino Daniel! Espero siempre con mucha expectativa y alegría sus profundas enseñanzas y amo los ejemplos y los ejercicios prácticos que nos regala en cada audio!
    HaShem lo continúe bendiciendo con gran sabiduría, salud, alegría y lo prospere en todo, así como a su bella familia

    1. Gracias a Ti por parte de este maravilloso proyecto y po recibir las enseñanzas y ponerlas en practica!
      Bendiciones para ti y tu familia!

  9. Wow tremenda esta enseñanza Rab Daniel, la verdad de la verdad, y realmente es dañina cuando no se usa adecuadamente, parece contradictorio pero es la pura verdad, se cae en esto casi con darnos cuenta, los padres por querer corregir logramos lo opuesto. Gracias por tan excelente explicación de la verdad de la verdad.
    Shalom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA