Día 19. Hod de Tiferet

¡Shalom! A todos, queridos participantes del proyecto «49 días para rectificar tus Sefirot»

Hoy contamos diecinueve días del Omer, son dos semanas y cinco días, lo que significa que estamos en la Sefirá de Hod de Tiferet.

Estuvimos hablando de varios aspectos de la Sefirá de Tiferet como el equilibrio, la verdad, la Torá.

Hoy queremos volver al equilibrio y a la verdad. La verdad no en el sentido conceptual, sino en el sentido de la sinceridad, el ver lo que es y verlo desde el lugar más objetivo posible. Para eso necesitamos justamente a la Sefirá de Hod, la Sefirá de hoy.

Dijimos que Hod significaba también admitir y agradecer. Normalmente admitimos las cosas negativas y agradecemos por las cosas positivas; pues la verdad esto no es del todo cierto, uno puede también agradecer por las cosas negativas y admitir las cosas positivas.

Sí, a veces hay necesidad de admitir cosas positivas, hay mucha gente, que se pasea, sin saber qué cosas positivas tiene y necesita admitirlas, que son parte de ellas y quitarse la falsa humildad y admitir sus capacidades y sus virtudes.

Subconscientemente nosotros a veces evitamos ver nuestros fallos y a veces evitamos ver nuestras virtudes. El hecho de tener fallos nos duele y por eso no los vemos muchas veces y el hecho de tener virtudes muchas veces nos exige y por eso también de manera subconsciente elegimos no verlo.

¿Cuál es la mejor manera de verse a uno mismo? Bueno, uno me puede decir «mirándose al espejo» y tienes toda la razón, necesitas un espejo. Tú no te puedes ver a ti mismo de una manera completa.

Así que hoy haremos un ejercicio muy importante, llamado «el ejercicio del espejo», quiero que vayas de una a tres personas, si quieres hacer cinco, vas a ganar porque este ejercicio es realmente increíble.

Pero como mínimo hazlo con una y quiero que les pidas que reflejen de ti tus tres mejores cualidades y las tres cosas que piensan que es más urgente para ti rectificar, enmendar o arreglar en tu carácter o en tu manera de proceder.

Una vez te contesten, lo puedes hacer con una llamada, con un mensaje de WhatsApp o Telegram, es algo muy sencillo o simplemente pedírselo a alguien que conoces.

Cuando recibas su respuesta empezarás a ser más consciente, de una manera más verdadera y de una manera más equilibrada, porque nosotros desequilibramos muchas veces la visión que tenemos de nosotros mismos, por intereses subconscientes, como te he contado antes, de cuál es la verdad sobre ti mismo.

¿Qué dice el espejo? ¿Qué dice tu entorno?, cuantas más personas preguntes, obviamente más tendrás una imagen clara, porque cada uno ve desde un punto de vista y cuantos más puntos de vistas tengas, una imagen general, más grande de ti mismo vas a tener.

Esto, obviamente, activa Tiferet, pero quiero que cuando recibas sus respuestas, no las juzgues, simplemente admítelas y quiero que agradezcas por cada una de ellas. Agradece por lo bueno que tienes y agradece por el trabajo que tienes aún para rectificar, lo que han visto o piensan que aún debes rectificar y enmendar. Eso activará de una manera maravillosa la Sefirá de Hod de Tiferet.

Este ejercicio puede cambiarte la vida, porque te puede hacer consciente de muchas cosas. Cuando uno admite lo que es, muchas cosas cambian en su vida, muchas cosas buenas que no había visto de sí mismo, ahora las va a conocer y ahora tienes que pensar «tengo todas estas cosas maravillosas, ¿qué puedo hacer con ellas?»

Tener cosas maravillosas y regalos maravillosos es algo por lo cual tenemos que tomar responsabilidad y saber porqué se nos ha dado esto, qué tenemos que dar a otros, qué tenemos que dar al mundo. Y lo que aún tienes que enmendar, ese es tu trabajo que se te ha dado desde arriba. Así pues, éste es un gran ejercicio.

Cuando pasamos al Salmo 67 nos encontramos con la última palabra del tercer verso: «kulam» que significa «todos» y es que la imagen general, la imagen de todos no solamente una, no solo un punto de vista, sino el general, es el más cierto, es el que tenemos que intentar traer hoy. Por eso es que cuando decimos el Salmo 67 tenemos que poner toda la intención a la palabra «kulam».

Y la palabra en el Ana Bejoaj es: «kevavat», es decir, la pupila. «Aquellos que buscan tu unificación guárdalos como la pupila de tu ojo».

No en vano se habla de las pupilas del ojo, estamos hablando de un ejercicio, de una Sefirá que nos invita a una observación muy profunda, obviamente se observa a nivel externo con la pupila del ojo pero metafóricamente, estamos hablando de una observación interna.

Y con esto terminamos la Sefirá de Hod de Tiferet. Nos encontramos mañana con Yesod de Tiferet.

¡Un saludo!

15 comentarios en “Día 19. Hod de Tiferet”

  1. Shalom Rab Daniel, cada dia que pasa parece que los mensajes son para mi y me resultan de gran ayuda pudiendo aprender, cambiar y adoptar nuevas costumbes que me bendicen cada dia, doy gracias al Eterno porque lo a elegido para bendecir y dar alimento espiritual. Adonai lo bendiga junto a su familia y colaboradores.

  2. Anabell Salmerón García

    Querido Rab. Daniel, muchas gracias!.
    Yo he comprendido que las cosas que parecen no buenas para nosotros, son precisamente la parte que venimos a trabajar a corregir, y pienso que con las enseñanzas que usted nos da, que para mí son un regalo divino, que jamás pensé tener de esta manera tan bondadosa y llena de luz de su parte. Justas son las enseñanzas que nos guían para hacer el cambio, para elevar nuestra conciencia.
    Shalom shalom, y todo mi profundo agradecimiento querido Rabino!!

  3. Elsa Noemi Rodriguez Rojas

    Rabino Daniel, hoy realice mi ejercicio del espejo y ya recibí las respuestas, cómo se puede mejorar una autoestima baja, el sentirse inferiore o aceptarse con amor tener buen ojo con uno mismo. Ser amable con uno mismo.

    Debido a esto he padecido bulimia y anorexia en la adolescencia, depresion en mis pospartos y he aguantado violencia porque en el fondo por un lado no me aceptaba y por otro y el más importante, no tenía la guía espiritual de haShem y en vez de entender que tenía que aceptar mi realidad me pasaba negando las bendiciones que me daba. Aún así tengo duda de cómo se hace una buena autoestima.

    Será algo así como todos los días decirme algo positivo como el yugo de Maljut?

    Gracias por sus enseñanzas. Espero su respuesta.

    Shalom.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA