Día 35. Tiferet de Maljut

¡Shalom a todos! Bienvenidos a una reflexión más de estos «49 días para rectificar tus Sefirot»

Hoy hemos contado cuarenta y cinco días del Omer y estamos en la Sefirá de Tiferet de Maljut, esto es el esplendor del Reino.

Hoy veremos un aspecto nuevo de Maljut y es que Maljut es llamada Emuná, significa fe y Tefilá, significa rezo u oración. Muchas veces se me pregunta ¿cómo puedo mejorar mi fe?,
¿cómo puedo mejorar mi rezo, mi oración, cómo mis rezos pueden ser escuchados, cómo mi fe puede ser efectiva.

Y en la Sefirá particular de hoy, Tiferet de Maljut, encontramos una de las respuestas a esta pregunta y es que ya hemos visto que Tiferet, es llamada Emet, verdad o Torá, la Torá Escrita, el Libro de la Torá.

Y ya sabemos que Maljut es la expresión de Tiferet, por eso es que la Sefirá de Maljut está por debajo de Tiferet y ya hemos dicho que toda la esencia de Tiferet es dar su luz a Maljut y que Maljut la exprese, por lo tanto, vemos este patrón, si nosotros lo aplicamos en los conceptos que estamos viendo, Tiferet es la verdad y la Torá y Maljut es la fe y el rezo.

Por lo tanto, igual que Tiferet se revela en Maljut, la verdad y la Torá se revelan en la fe o se revelan el el Rezo, que no deja de ser una expresión verbal de la fe
Así pues, lo primero que tenemos que hacer para que nuestra fe sea efectiva o nuestros rezos sean efectivos, es que éstos expresen un concepto superior.

Ya dijimos que Tiferet es llamado también Shamayim, cielo y la Verdad y la Torá, son considerados, según la Cabalá, conceptos celestiales, ahí están las ideas morales y espirituales, superiores para con la humanidad.

Así pues, lo primero que tenemos que hacer para que nuestros rezos sean efectivos o para que nuestra fe sea efectiva y nos dé resultados, es alinearlas con los cielos, alinearlas con la verdad y con la Torá.

Cuando nuestros rezos y nuestra fe, sean una expresión de verdades morales superiores y no de egoísmo. Cuando nuestros rezos sean una expresión también de estas morales superiores, también de esos conceptos superiores, verdaderos y de Torá y no sean simples reclamos que nacen del ego, del yo, éste será el primer para que nuestro rezo y nuestra fe sea de lo más efectiva.

Muchas veces queremos creer algo porque es de nuestro interés o pedimos por algo, porque, de nuevo, es un reclamo del ego, que tenemos desde dentro y después nos preguntamos porqué nuestros rezos no son efectivos, porqué nuestra fe no es suficiente y no tiene efectos en el mundo real.

Y es que el Tikun, la rectificación de Maljut, es que ella está vacía de su propia voluntad y toda su esencia es expresar el reflejo y el esplendor de Tiferet, de los Cielos, entonces Maljut se une con Tiferet y se hace una con ella y Maljut pasa a representar a Tiferet y entonces Maljut se eleva al nivel de Maljut Shamayim, el Reino de los Cielos.

De nuevo, ahora ya no se expresa a sí mismo solamente, ya no expresa un concepto terrenal solamente, sino que pasa a expresar algo celestial. En ese momento es que ocurre el Tikun del Maljut a través de Tiferet de Maljut.

Y el rezo que equivale a Maljut y la fe se elevan a niveles celestiales, tienen efectos superiores a lo que podemos imaginarnos, esa es la verdadera fe y ese es el verdadero rezo, el que no expresa solamente las intenciones o los deseos del ego, sino que expresa conceptos superiores que tienen que ver con la verdad, Emet y con la Torá.

Esto se resume en un verso en el libro de Mishlei, Proverbios capítulo 28, verso 9, donde nos dice el Rey Salomón, el hombre más sabio sobre la tierra, éste concepto que hemos visto, diciendo: «El que aparta sus oídos para escuchar la Torá, de escuchar la instrucción divina, también su rezo, su Tefilá es abominable.

¿Y por qué esto es así?, ¿por qué tan fuerte?, lo que dice el Rey Salomón, abominable? El punto es que cuándo nosotros pedimos, solamente desde nuestra voluntad de recibir y no de nuestra voluntad de dar, entonces en vez de traer rectificación al mundo, traemos egoísmo al mundo y así traemos también oscuridad al mundo.

Si todos tuviéramos fe y tuviéramos los deseos altruistas de nuestra voluntad de dar, a partir de los valores superiores de la humanidad, entonces el mundo estaría mucho más rectificado.

Si pasamos a la práctica, cada uno de nosotros puede elegir la fe o el rezo y elegir creer de todo corazón o elegir rezar de todo corazón a partir de algunos de los principios que son enseñados en la Torá o que son una moral superior.

Por ejemplo, el amor al prójimo, no solamente rezar por alguien que está enfermo, porque yo no quiero verle enfermo y no quiero sufrir, sino rezar porque el amor al prójimo, es el Tikun Olam, es la rectificación del mundo y ese es un principio muy superior al simple egoísmo o al deseo personal, que también tiene lugar pero tenemos que intentar darle lugar a algo superior y eso es lo que tenemos que pensar.

Cuando recemos, tengamos la intención del corazón, pidiendo por cuanto es algo tan importante, el amarnos los unos a los otros.
Expreso mi amor hacia ese enfermo y pido su sanidad y no solamente «por favor, no quiero ver a tal persona enferma», estaremos entonces rectificando Tiferet de Maljut y juntando estas dos Sefirot, trayendo el Tikun de la Maljut, el Tikun Olam.

Cuando pasamos al Salmo 67 nos encontramos con la palabra «Veireú», es decir, le temerán, hablando de Dios. El temor no tiene que ser sólo miedo, sino tiene que ser algo reverente, algo que da el lugar adecuado a tal persona a la que se teme, a tal cosa a la que se tiene temor, es un temor de respeto.

Como está escrito en la Torá también que hay que temer al padre y a la madre, no hay que tenerles miedo, sino que hay que entender la posición en la que están y tener mucho respeto de eso y esto se conecta con lo que hemos dicho, porque cuando tenemos respeto y cierto temor al Creador, entonces nos convertimos en sabios, como está escrito que el temor a Dios, es el principio de la sabiduría y nos convertimos en personas sabias para poder rezar y tener verdadera fe.

Y en el Ana Bejoaj encontramos la palabra: «Ushmá» que significa y escucha y no es casualidad, porque él que reza según el principio, que hemos enseñado hoy, sus Tefilot serán con la ayuda de Dios, escuchadas.

Un saludo y nos encontramos en la próxima reflexión, ¡Shalom!

12 comentarios en “Día 35. Tiferet de Maljut”

  1. Shalom, Gracias por compartir la enseñanza.
    La tefilot libre del yo deseos ego- egoismo (tripas , trapos, cosas materiales tarecos ) sino Emet y Temor del Eterno .Con un corazon tierno de recibo para dar lo que Eterno Abba he recibido en su Tora.

  2. Hoy estoy pasando apuntes, muy feliz de seguir con la cuenta del Omer. Hoy tuve un momento complicado en casa con mi esposo y me retiré para hace oración y pedirle a HaShem orientación pues tenía que poner Guevura pero le pedí ayuda e intervención, debido al temor Qué me da pisar el mal camino y su reprensión. Mi deseo fue aplicar Guevura pero con su Esplendor.

    Hoy al pasar el apunte me resonó mucho ese temor.

    Gracias Rabino. he querido apoyar a su canal pero tengo un problema con que no pasa mi tarjeta. Debo hablar al banco y hacer algunos movimientos y deseo pronto se solucione y colaborar con su hermoso proyecto.

    Shalom.

  3. Yadira Zúñiga Ruiz

    Buenos días
    RABINO DANIEL
    Le estoy tan agradecida por cada una de sus reflexiones que han traído luz a mi vida. Shalom 🇨🇷❤️

  4. Me ha gustado mucho toda la reflexión de hoy y, especialmente, me ha encantado entender como puede darse la transformación de Maljut, el Reino a ‘Maljut Shamayin», el Reino de los Cielos.

    Muchas gracias y un afectuoso saludo.

    Shalom

  5. María luceny Leon

    Buenas noches rab Daniel
    Me encanta sus enseñanzas
    Muy bien explicado y me han ayudado mucho a comprender todo
    Gracias y que siga siendo bendecido por el Divino Creador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA