Día 44. Guevurá de Maljut

¡Shalom a todos! Bienvenidos a una reflexión más de estos «49 días para rectificar tus Sefirot»

Nos encontramos en el día cuarenta y cuatro del Omer y ya nos acercamos al final, estamos en el segundo día de la sexta semana y hoy nos toca la rectificación de la Guevurá de Maljut, estuvimos viendo acerca de la Sefirá de Maljut, que es la Sefirá que recibe del resto de las Sefirot, por eso la fuerza interna, el atributo interno que permite a Maljut, ser una Sefirá receptora, es la humildad.

El humilde es el que entiende que está por debajo ahora y es aquel que tiene que recibir. Los Sabios de la Cabalá nos dicen que en Maljut nos solo está la humildad, sino que hay una palabra en hebreo que se llama «Shiflut» que viene de «Shafel», de bajo, aquél que sabe estar por debajo. Por eso es que Maljut está por debajo del resto de las Sefirot y recibe de ellas.

Sin embargo, hay que notar que la Maljut, es llamada también «Kavod», que significa honor, gloria, lo que aparentemente contradice el hecho de estar en un estado de humildad y de bajez, no en el sentido negativo, sino en el sentido de saber estar por debajo, es más a veces pensamos que el humilde y el que se pone por debajo es aquél que no hace nada y se queda, de alguna manera, estático.

Sin embargo, vemos que Maljut aparte de ser Kavod, de ser honor, gloria, es también, acción, el mundo de la acción se revela en Maljut, ahí están las acciones. Así pues, esto nos puede parecer, a priori, contradictorio, por un lado tenemos la bajez, por la humildad, el saber estar por debajo de los demás.

Por otro lado tenemos la acción, el honor y la gloria que se revelan también en Maljut ¿Cómo podemos comprender esta aparente contradicción? El punto es que Maljut, dice el Zohar, «Let lah megarmé kelum» es decir, no tiene nada por ella misma y todo lo que tiene lo recibe de las Sefirot superiores.

Es por eso que, nos dicen los Sabios de la Cabalá, que en Maljut se revela el Maljut Shamayim, Reino del Cielo o de los Cielos, por cuanto Tiferet es llamado Cielos. Se revela al fin y al cabo, en Maljut, la Sefirá que tiene debajo de ella, teniendo Yesod en el medio, que conecta Tiferet con Maljut.

Así pues, ahora entendemos algo maravilloso, es justamente la capacidad de Maljut, de estar por debajo de Tiferet, que le permite ser, aparte de humildad y de estar por debajo, gloria y honor, ¿por qué?, porque entonces tiene la capacidad de ser un reflejo de la gloria y el honor de los cielos, de Tiferet, justo por el hecho de saber estar debajo de Tiferet.

Y esto nos lleva a la próxima reflexión de hoy y es cuando entendemos la Sefirá particular de Guevurá de Maljut, el rigor, la fuerza de poner límites, que tiene Maljut. A priori pensamos que alguien que sabe subyugarse y ponerse por debajo, es alguien que no tiene fuerza, que es débil, que no sabe decir que no y sobre todo que no tiene honor, que no tiene gloria, alguien que siempre está dispuesto a ceder su gloria y deja que le pisen, que le desprecien porque, bueno, sabe estar por debajo.

Pero en la reflexión de hoy vemos, que Maljut, la humildad, el estar por debajo, el subyugarnos, no puede ser completa, no puede estar rectificada si no tiene también Guevurá. Y es justamente por lo que hemos dicho que, a veces, también el más humilde, tiene que tener actitudes de vigor, de juicio y de rigor.

 Pongamos a Moisés de ejemplo, del cual está escrito que es el hombre más humilde de toda la tierra, pero en cuántas ocasiones supo ponerse en el frente, supo liderar, supo traer rigor y Guevurá, incluso juicios y castigos a el pueblo al que lideraba en ciertos casos y no dejó nunca que le pisaran.

 Y el porqué se explica según lo que hemos dicho, que aquél que está a nivel de Maljut, no representa su propio «Kavod», su propio honor, sino el honor de los Cielos, el honor de las ideas más elevadas, las ideas superiores, las ideas divinas y lo que no puede permitir, es que por una falsa humildad, no solo él salga despreciado y bajo, que eso le importa menos, pero también aquello que él representa, aquello que él refleja de las ideas divinas superiores, también quede despreciado con él y eso no lo puede permitir, por eso también aquél que está en Maljut, también aquél que es lo más humilde, aquél que está dispuesto a estar lo más bajo, tiene que saber poner límite a esa humildad, tiene que saber también actuar con rigor para que el Kavod, el honor de lo que está representado, no sea despreciado también.

Los Sabios nos dicen, que todo el mundo puede perdonar su propio honor, si alguien le debe un honor, puede decir, no hace falta que me des ese honor, no lo reclamo, no lo quiero, no gracias.

Sin embargo, nos dicen los Sabios que el Rey, no puede perdonar su honor, incluso que el Rey diga no hace falta que me honres en esto, no me creo nadie superior, no puede perdonar su honor, ¿por qué?, porque no se trata de él, se trata de lo que él representa, se trata del reinado al cual él representa, que cuando él se desprecie todo el reinado saldrá despreciado también, por lo tanto, como no se trata de él, no tiene el lujo de decir, bueno me voy a poner por debajo no hace falta que me des la honra que me toca. Justamente por eso, porque no te toca a ti, por ti mismo, te toca a ti por lo que representas.

Así pues, también cuando estamos practicando la humildad, también cuando estamos practicando el subyugarnos, el no ponernos por encima, el no elevarnos sobre los demás, el saber también estar por debajo y recibir de otros.

Tenemos que saber que hay un límite en el cual tenemos que aprender a decir no, es la Guevurá de Maljut, es el límite de la humildad, el límite de la subyugación

Cuando queremos llevar esto a los efectos prácticos, como siempre hacemos en estas reflexiones, podemos empezar hablando de los hijos con los padres. Muchas veces hay personas humildes, que por tener una humildad no rectificada, una Maljut no rectificada, entonces incluso cuando sus hijos les faltan el respeto, no sienten que deben de, alguna manera, exigir respeto, bueno, piensan «yo cedo mi honor, no pasa nada», si él falta el respeto, él tiene el problema, yo no voy a entrar en un conflicto

Por eso, muchas veces esto viene de una falta de humildad, ¿por qué?, porque ese es el momento de aplicar Guevurá y límites, por cuanto no se trata de ti, se trata de lo que tú representas para con tu hijo, tú representas la autoridad de un padre para con tu hijo, tú enseñas el concepto superior a ti mismo, que se llama autoridad, que se llama disciplina, que se llama respeto, que son conceptos universales, superiores, ideales divinos, que están por encima de ti y se reflejan en ti para con tus hijos

En el momento que tú cedes a tu propio honor, con ellos estás cediendo a todos estos ideales divinos y superiores y los estás despreciando, junto contigo. Y que lo hagas contigo, ya lo hemos dicho, como eres humilde no pasa nada pero que lo hagas con ellos es un problema

Y aquí es el momento de venir y aplicar rigor, Guevurá y decir no, hasta aquí. El saber aceptar autoridad es un concepto importante, el saber respetar a los mayores, es un concepto importante y lo vas a tener que hacer.

Y no voy a ceder a eso, voy a tener que aplicar rigor, pero no hace falta que sea con los niños, muchas veces puede ser con el respeto en las parejas, otras veces puede ser con el respeto entre jefes y trabajadores. Puede ser que quieres ceder pero a veces es una falsa humildad, porque cuando tú cedes en estos casos, estás fortaleciendo, estás causando que conceptos superiores, como el respeto de pareja, como el honor de los trabajadores, se caiga por causa de tu falta de acción de tu falta de Guevurá y el desequilibrio en Maljut

Y es por eso que hoy en el Salmo 67 nos encontramos con la palabra: «Elohim» que es el nombre de la Sefirá de Guevurá, en el último verso del Salmo 67 que dice Yevarejenu Elohim, bendícenos Dios.

Y en el Ana Bejoaj encontramos la palabra: «Kabél», es decir, recibe, le decimos a Dios «Shavatenu Kabél», recibe nuestras súplicas y es que cuando aplicamos Guevurá, aprendemos a recibir las cosas que tenemos que recibir, pero también aprendemos a no recibir, las cosas que no tenemos que recibir, para que los conceptos que nosotros representamos, aquí en este mundo, no se desprecien y no se queden debado de lo que tendrían que estar

Y con esto terminamos la reflexión de hoy, una profunda reflexión, espero que cada uno encuentre en su propia vida alguno de estos conceptos, en los cuales tenga que aplicar Guevurá en su humildad.

¡Shalom!

12 comentarios en “Día 44. Guevurá de Maljut”

  1. Shalom, que hermoso es estudiar y segur en esta cuenta del Omer.
    Muchas gracias. HaShem les bendiga y les proteja siempre.

    Shalom.

  2. Hermosa reflexion Rabino, he vivido en maljut sin guevura la mayor parte de mi vida, finalmente reaccione pero sl escucharlo hoy entiendo que es justo darme el honor que el Creador me ha permitido, desde el aprecio y tespwto de las personas hasta la estabilidad economica, todo ha venudo de Arriba, y es curioso, cuando me hago respetar algunas personas se resienten y se sorprende.
    Shalom.

  3. Gracias Rabino Daniel, este año el conteo del Omer para mí ha sido de plenitud de entendimiento y cada ejercicio me ha hecho reflexionar en vida y mi relación con mi entorno…
    Estas reflexiones y mis cursos de hebreo con usted me han hecho enderezar muchos caminos y aunque aún me resbaló soy capaz de levantarme y seguir reconociendo que soy capaz de mejorar, crecer, dar y recibir.
    Un abrazo gigante
    Anie Solarte
    Burlington On Canada

  4. Gracias Rab Daniel por tan profunda enseñanza, no solo es saber recibir, sino también como no recibir, para que nuestros conceptos no se pierdan. Mil gracias, espero que UD y su familia estén bien, y que pronto Israel este calma. Orando por el pueblo de Dios 🙏🙏💓💞💗🕎✡️🇮🇱
    SHALOM

  5. Yadira Zúñiga Ruiz

    Buenas noches
    Rabino Daniel
    Por sus buenos consejos que me llevan a encontrarme conmigo misma y así ser receptora de la humildad. Shalom ❤️🇨🇷

  6. Anabell Salmerón García

    Apreciable Rabino Daniel, que enseñanza una de las más profundas a mi parecer, saber decir que no, en algunas situaciones no es fácil, especialmente cuando en la familia alguien pide apoyo, casi son compromisos por mucho tiempo y a veces para toda la vida, que de hace! Es difícil, pero hay que poner límites. Eso lo tengo claro.
    Shalom querido Rabino Daniel

  7. Shalom gracias .
    Aprendemos que rectificar Guevura en Maljut representemos honor y gloria del Amado .Cantar de Cantares 6:3 Reconocer estamos bajo Su Reposo y bajo Su Cobertura por su puro amor asi recibimos y compartimos con otros autoridad ,respeto ,amor.
    Muchas gracias , bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA