Día 47. Hod de Maljut

¡Shalom a todos! Bienvenidos a una reflexión más de estos «49 días para rectificar tus Sefirot».

Hoy contamos cuarenta y siete días del Omer, que son seis semanas y cinco días ¡Qué cerca estamos ya del final de la Cuenta! Y nos encontramos hoy en la Sefirá de Hod de Maljut.

La verdad, es que hay una profunda relación entre Hod y Maljut. Ya hemos dicho que la Sefirá de Maljut, es la Sefirá de la humildad, la Sefirá que sabe estar por debajo, que sabe su lugar, que sabe tener a otros por encima, que sabe recibir de otros y eso no le hace más débil, todo lo contrario, sino que Maljut es la expresión del Rey en su reino, Maljut.

Así que de Maljut también es dicho que es la «Hanhagá», es decir la dirección, el saber dirigir, así pues hay en Maljut una maravillosa unión de la humildad y la dirección, del liderazgo pero de eso hablaremos en otra ocasión.

Hoy nos quedaremos en la parte de la humildad y seguimos rectificando nuestra humildad, que es según la Cabalá, uno de los rasgos de carácter más importantes que hay. No en vano, el mismo Moisés fue alabado por su rasgo de humildad, llamado el hombre más humilde de la tierra.

La Torá no le llama solamente el más grande de los profetas, sino que también el más humilde de los hombres pero ¿Cómo podemos llegar a ser verdaderamente humildes?, la humildad está muy confundida, a veces pensamos, ya lo hemos dicho, que humildad significa debilidad y ya estuvimos viendo en la Guevurá de Maljut que esto no es así.

Pero entonces ¿Qué sí es la verdadera humildad? Y en Hod de Maljut se revela la fuente de la verdadera humildad, Hod es la aceptación y la admisión de todo lo que nos ocurre, entender que todo tiene un motivo, todo tiene un propósito.

Las cosas no nos pasan a nosotros, sino que pasan para nosotros y allí no solo admitimos y recibimos, sino que también agradecemos por lo que nos ocurre. Quien sabe hacer el trabajo de Hod, de aceptación y de admisión, entonces sabe ser realmente humilde.

El humilde, es aquél que sabe su verdadero lugar, que su lugar está por debajo de Tiferet, por debajo del cielo y que hay ideas e ideales divinos, superiores a él, que son los que fijan cómo las cosas van a tener que suceder y no es él el centro del mundo, que lo va a decidir todo.

Cuando nos sentimos el centro del mundo, que las cosas deberían ocurrir como nosotros pensamos que deberían ocurrir y nos enfadamos y nos airamos cuando no ocurren, porque nosotros somos los que pensamos que esto tendría que ser así y esto no tendría que ser así, la gente debería comportarse así, salimos de nuestro verdadero lugar y estamos intentando ser lo que no somos.

Estamos tomando el lugar de los cielos y ese no es el lugar que nos corresponde, en los cielos ya hay el encargado de hacer que las cosas ocurran y Él tiene sus motivos que son superiores a nosotros.

A nosotros lo que nos toca ahora, es aceptar, Hod, para saber que estamos en nuestro lugar y desde nuestro lugar haremos, porque Maljut significa saber estar por debajo, saber subyugarnos a algo, también significa hacer.

Una vez que yo reconozco cuál es mi lugar y cuál no, entonces tengo poder para actuar, porque entonces sé cuál es mi zona de influencia, qué realmente puedo hacer y no estoy confundido con lo que no puedo hacer.

Si salgo a la calle y llueve y yo no quisiera que llueva porque hoy tengo un evento importante y la lluvia estropea mi evento y estoy enfadado con la lluvia, estoy tomando un lugar que no me pertenece, la lluvia no es un tema mío, la lluvia es un tema de Dios, es un tema celestial pero si yo sé mi lugar, Maljut y admito la circunstancia la acepto, Hod, entonces eso me da fuerza para la acción.

Es verdad, no podré hacer acciones que hagan que pare de llover, porque ese no es mi lugar pero podré hacer acciones dentro de mi zona de influencia, quizás estaré a tiempo para alquilar una carpa y poder hacer el evento, incluso con lluvia, pero eso lo podré hacer si yo quito mi atención de querer hacer que pare la lluvia, si yo quito mi enfado y maldigo la suerte y el día en que nací por el hecho de que está lloviendo en un día como hoy.

Si yo vuelvo a mi lugar y digo, ok acepto y admito que esto es lo que hay, acepto y admito que yo no puedo cambiar la lluvia, porque ese no es mi lugar y ahora desde mi lugar, ¿qué es lo que yo puedo hacer? Y allí siempre se revela el Hod de Maljut, porque Hod es también la belleza y el esplendor de la Maljut, de las acciones, se revelan de esta manera.

Ésta entonces es la verdadera humildad y viene la rectificación de Maljut a través de Hod de Maljut, la humildad que viene de la aceptación y que nos lleva a la acción pero a una acción que está reducida a lo que yo puedo hacer y no intenta hacer algo que no está bajo mi zona de control o de influencia.

¿Cómo pasamos esto a la práctica?
Bueno, es bastante sencillo, siempre que estemos enfadados con situaciones que no dependen de nosotros, siempre que estemos frustrados por situaciones que no dependen de nosotros, significa que hay una humildad en Maljut que tenemos que rectificar a través de Hod. Activar Hod de Maljut a través de la aceptación.

Así pues, el ejercicio práctico es detectar enfado, frustración, tristeza y fijarnos, qué no estamos aceptando y entender que no estamos siendo humildes, que no estamos teniendo ni respetando nuestro lugar y el lugar de Dios, nos estamos entrometiendo en cosas que no nos pertenecen, que están por encima de nosotros o fuera de nuestro alcance.

Y allí me haré la pregunta, en mi zona de influencia, en lo que yo puedo hacer, no en las cosas que yo no puedo hacer. No vale la pena enfadarme porque llueve o por cosas que no dependen de mí pero lo que sí depende de mí. ¿Qué puedo hacer para que salga lo mejor, lo más espléndido, lo más Hod de esta situación? Y así se rectifica Hod de Maljut.

Esto también lo aprendemos en la palabra del Salmo 67 de hoy: «Kol», que significa, todo. En este caso significa «todos». Donde dice el verso entero: Bendícenos Dios y le temerán todos los confines de la tierra. Y sí, el mensaje es claro, El Único que lo puede todo y puede influenciar a todos es el Ein Sof , El Infinito.

Nosotros tenemos que aceptar con humildad cuál es nuestra capacidad de influencia y cuál no. Para eso necesitamos «Daat», que significa conciencia. Tenemos que tener conciencia de nuestra humildad.

Y esa es la palabra que nosotros encontramos en el Ana Bejoaj la palabra:»Yodea», es decir el que sabe, el que conoce, pues el Daat es lo que realmente necesitamos para llegar a las conclusiones y llevar a la práctica lo que hemos aprendido hoy.

Nos encontramos mañana con la penúltima reflexión de este maravilloso proyecto «49 días para rectificar tus Sefirot, ¡Shalom!

23 comentarios en “Día 47. Hod de Maljut”

  1. Shalom, mucha Or Divina ha llegado a nosotros gracias compartirlo Cabala Coah , sea rectificacion y plenitud de toda nación Israel en esta Cuenta Sefiraomer.
    Seamos rectificados toda impureza por medio de Santidad Suprema .Omein

  2. Shalom.

    Es admirable su compromiso, hoy estuvimos en el live y agradecemos a ustedes y al Creador, sobre todo, que se abran los canales para escucharlos a ustedes. El pueblo Judío.

    El conflicto con los primos y familiares que odian al de al lado sólo por ideas que no tienen una razón o raíz sólida es muy común. En mi familia nos pasó dentro de casa, en menor medida pero con el mismo odio solo por odiar; en mayor o menor medida el mundo está contaminado de esto.

    Vamos con muchas ganas en la cuenta del Omer, con muchas ganas de seguir aprendiendo de ustedes.

    HaShem bendiga al pueblo elegido y bendito. Es mi deseo que nuestras oraciones y nuestra rectificación nos la acepte el Altísimo y seguir adelante y nunca más sin Él.

    Hoy la enseñanza y la actividad está llena de la luz de las demás sefirots, se siente el cambio.

    Bendiciones. Shalom.

  3. Shalom Rabino. Estuve siguiendo lo mejor que pude este proceso de rectificación. Me queda una duda respecto del día 12, donde hicimos el ejercicio de respiración para aceptación. ¿por qué debemos aspirar por la boca y no por la nariz? .

  4. Anabell Salmerón García

    Querido Rab. Daniel
    Que bella enseñanza, tan clara como el agua, ya se había dicho, aceptar lo que hay y empezar desde ahí, aceptando. Pero la relación de Hod en Maljut es tan perfecta…, Gracias gracias por darme tanta alegría. Shalom!

  5. No estoy segura de haber hecho debidamente los ejercicios de cada corrección, más de lo que estoy segura es que a pesar de ello me siento una persona más equilibrada y he absorbido aunque sea muy poquito de la sabiduría de cada enseñanza, este poquito será la semilla que me propongo cultivar cada día para que estas enseñanzas florezcan. Gracias Rabí por su generosa entrega, por sus años de estudio que dan hermosos frutos. Hashem bendiga a su papá y a su mamá que formaron un hijo para ser Luz, y bendiga a usted, su esposa y sus niños. Gracias a Hashem por su prolífica vida🙏🙏🙏

  6. Gracias Rab Daniel

    Todos sus enseñanzas han sido de gran bendición a mi vida esta revelación de la humildad con Hod pienso que es el éxito para elevarnos ciertamente que a veces no somos conscientes del orgullo del ego que hay en nosotros. Razón por la cual nos sentimos fracasados.

    Un abrazo desde Ecuador 🇪🇨

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA