Día 6. Yesod de Jesed

¡Shalom! queridos participantes del proyecto «49 días para rectificar tus Sefirot»

Nos encontramos en el sexto día de la cuenta del Omer. En esta noche también comenzará el séptimo día de Pesaj, conocido como el día en el cual Israel cruzó el Mar Rojo, El Yam Suf.

De ese día está escrito en el libro «Sha’ar Ha Kavanot» Portón de las Meditaciones, del Rabí Isaac Luria Ashkenazi, El Arizal, escrito por su alumno Rabí Jaim Vital.

Que este día guarda los secretos más profundos de toda la Cabalá.

Así pues, es un día que debemos aprovechar, porque hay muchísima luz y un día en el cual rectificamos la Sefirá de Yesod, que es el fundamento del Jesed.

La Sefirá de Yesod, es conocida como la Sefirá de la «Hitkashrut» que en hebreo significa conexión. No en vano es equivalente, cuando comparamos las Sefirot con los miembros, los órganos humanos, es equivalente al órgano sexual, el órgano reproductivo, que es el órgano de la conexión.

Podríamos decir que cuando hablamos de Yesod de Jesed, el Yesod que está dentro del Jesed, no solo hablamos de hacer Jesed, de hacer bondad, sino de estar totalmente conectados con el Jesed que estamos haciendo y con aquellos a quienes estamos dando esa bondad.

Muchas veces hacemos cosas pero no estamos realmente conectados con lo que estamos haciendo. En otras palabras de alguna manera las acciones se están dando, pero nosotros no estamos en nuestras acciones.

Nuestro corazón o nuestra mente están en otro lugar. Nosotros sabemos que donde está nuestro enfoque, toda nuestra energía, allí estamos realmente.

Quizás podemos estar en una clase aprendiendo algo pero nuestra energía, nuestro enfoque, nuestro «daat», nuestra conexión, está en algo totalmente distinto.

Es verdad que a nivel físico estaremos en la clase pero a nivel energético, a nivel espiritual estaremos en otro lado totalmente.

Muchas veces damos algo porque hemos escuchado que hay que dar, porque hemos escuchado que hay que hacer esto, porque quien lo hace es considerado una buena persona y queremos ser considerados también buenas personas.

Sin embargo, no estamos en total conexión, no estamos allí, nuestro acto está allí, pero nuestro corazón, nuestra mente están en otro lugar. A nivel energético y espiritual estamos en otro lugar totalmente y esto se nota.

Muchos de nosotros decimos cuánto hemos hecho por nuestros hijos, por nuestros padres o cuánto hemos hecho por alguna persona, sin embargo, no me lo agradece, no veo que le cambie la cara, no veo que lo tenga en cuenta.

Quizás una de las cosas que nos tenemos que preguntar es si aparte del acto en sí también hemos estado nosotros. Si con el acto estábamos dándonos a nosotros mismos también o solo estamos dando algo externo.

Ya que estamos hablando de Yesod como dador, cuando hablamos del órgano reproductivo o del órgano sexual y hablamos del sexo, muchas veces pensamos o tenemos la sensación que nuestra pareja, el otro lado, no está recibiendo todo lo que pensamos que tendría que recibir.

¿Ocurre lo mismo si aparte de dar placer físico estamos entregados dentro de esa acción de placer físico? Aparte de estar recibiendo la otra parte un placer físico ¿nos está recibiendo a nosotros también?

Tengamos muy en cuenta que muchas veces, sobre todo, cuando se trata de amor verdadero y no de todo tipo de fantasías que no tienen nada que ver con la luz, la otra parte nos quiere a nosotros y el acto en sí es solo un medio.

Lo mismo puede estar ocurriendo cuando hacemos actos de bondad con nuestros hijos o con nuestra propia pareja o con alguien, muchas veces el acto de bondad será agradecido, pero a esa otra parte le importa más que nos demos a nosotros mismos dentro del acto de bondad.

Es decir, que nosotros conectemos con ese Jesed que estamos haciendo, que haya Yesod de Jesed.

Este concepto de la conexión no es un concepto más; si te fijas la Sefirá de Yesod es llamada así, porque Yesod significa fundamento y base, porque es la base de toda dádiva. Dicen los sabios que más que lo que damos o la cantidad que damos, es más importante cómo lo damos. El cómo es más importante del qué cuando se trata de Jesed.

Así pues, el ejercicio práctico de hoy es intentar que la próxima vez que estemos dando algo a alguien intentemos meditar cinco segundos antes y ver si el acto que estamos dando también contiene toda nuestra energía, toda nuestra pasión, todo nuestro amor. O lo estamos haciendo como una costumbre más, que damos y ya está. Meditemos unos segundos y digamos: «en este acto voy a dar todo mi amor, todo mi ser, toda mi energía la voy a poner, toda mi concentración, toda mi pasión, toda mi conexión la voy a dar en este acto».

De esta manera durante el día de hoy estaremos rectificando el Yesod de Jesed.

Pasemos entonces al Salmo 67 donde la sexta palabra es:»Itanu» que significa con nosotros, esta palabra también nos habla de la conexión.

Aquí debemos meditar diciendo este Salmo que realmente todas las bondades que recibimos del Creador no son bondades y ya está, sino que en cada bondad se encuentra su misma luz para que conectemos con Él.

Cada bondad que recibamos del Creador es una oportunidad para «El ijud» para la conexión, para ese Yesod de Jesed, que viene de arriba hacia nosotros para que conectemos completamente con Él.

Quizás pensemos en una bondad que el Creador esté haciendo con nosotros, puede ser incluso el aire, la brisa en nuestro rostro, quizás la ropa que llevamos, quizás la casa en la cual nos encontramos, quizás el sol que salió esta mañana. Meditemos que no solamente nos lo ha dado y Él se ha apartado, sino que Él, su luz está dentro de cada bondad para que conectemos con ella.

Y en el rezo del Ana Bejoaj nos encontramos con la palabra:»Tserurá» significa ‘los atados, los cautivos o el cautiverio’. Vemos como las dos últimas palabras: «Tatir» y » Tserurá» nos hablan de liberarnos de cadenas, liberarnos de ciertos juicios que de alguna manera nos tienen cautivos.

Es por eso que El Arizal nos dice que estas últimas dos palabras forman el acróstico de la palabra «Tats»

«Lintot» es quebrantar algo, romper algo y nos dice el Arizal que este primer nombre que se revela en el Ana Bejoaj es el nombre equivalente al Jesed que es tan poderoso que quebranta los juicios, los Dinim, aquellos que nos están oprimiendo que nos están encarcelando de alguna manera y eso se revela justo en el día de Yesod de Jesed.

Porque el Jesed, la bondad será poderosa que destruye juicios cuando venga con Yesod, cuando venga con conexión, cuando nos demos a nosotros mismos, todo nuestro ser en este Jesed que estamos haciendo.

Y con esto hemos terminado la Sefirá de Yesod de Jesed.

Nos encontramos mañana con la última de las Sefirot del Jesed y habremos terminado también la primera semana.

Un saludo, ¡Shalom!

22 comentarios en “Día 6. Yesod de Jesed”

  1. Anabell Salmerón García

    Querido Rabino, está enseñanza ha abierto mi corazón y mis ojos en lágrimas de alegría, en junio de este 2021 cumplía ocho años de un juicio duro, donde mi esposo y yo principalmente estuvimos encarcelados, los hermanos de mi esposo no apoyaron, todo lo contrario. Ya se imaginará casi ocho años a punto de perder nuestra casa, el lugar de trabajo, y todo lo que tuviéramos,
    Siempre me senti acompañada y protegida por Dios, hace unos dos meses, sin saber, empecé a cantar, a leer el salmo 67 junto con los rezos de la mañana que hago todos los días, y por la bondad de Dios, por su regalo gratuito, casi se veía imposible, salió la sentencia que tanto esperamos a nuestro favor! Gracias a Dios sigo en mi casa que es primeramente mi hogar, estoy muy muy agradecida con Dios, y seguimos en el juicio, pero se que Dios es bueno y todo es para bien.

  2. Hola querido Rabí, estudio Kabbalah y sumado a tus bellas enseñanzas encuentro mucha paz. Tengo una duda, el nombre de Ana Bejoaj del día 7 de Omer, no dice que nombre, o siemplemente es «el nombre», agradezco tu apoyo. Claudia

  3. Gracias Rab. Como siempre sus enseñanzas van transformando para bien nuestras vidas. A veces la rutina de la vida mecaniza nuestros actos y nos va deshumanizando. Estas enseñanzas redirigen nuestro caminar por la vida. Gracias de corazón.

  4. Aide lago Colmenares

    Hoy recibo gran enseñanza. Con fundamento y gran pasión he vivido un día intenso pero sin tensión; dando nuevo uso al conocimiento divino. Bendiciones pueblo Santo.

  5. Muchisimas gracias, cada dia espero con mucho anhelo lo correspondiente a la correction diaria. Muchas gracias desde lo mas profundo de mi corazon

  6. Sandra Lucia Vásquez

    Hola Rab Daniel bendiciones desde Cali Colombia, muy agradecida con NUESTRO PADRE CELESTIAL por su vida porque nos enseña cada día 🙏🏼

  7. Nelly Josefina Revilla

    Muchas Gracias por su enseñanza 🙌 😊 , estoy muy agradecida porque puedo APRENDER, COMPRENDER 🙏, en la forma como lo explica me quedo reflexionando para saber en cuál sefiró debo crecer . Gracias

    1. Si no tengo amor nada soy,si por los demás; «reparto todas mis riquezas, doy mi cuerpo al fuego no teniendo amor nada aprovecha »
      1 corintios 13:3

    2. Yadira Zúñiga Ruiz

      Muchísimas gracias Rabino Daniel
      Sus enseñanzas han despertado algo nuevo en mi interior y se que todo esto que estoy recibiendo se encuentra la misma luz que viene de arriba. Un abrazo
      Costa Rica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA