Día 8. Jesed de Guevurá

¡Shalom! A todos los participantes del proyecto «49 días para rectificar tus Sefirot»

Nos encontramos en la segunda semana del proyecto. Hoy hemos contado el octavo día, que son una semana y un día del Omer. La primera semana equivale a la primera de las Sefirot, a la Sefirá de Jesed.

Así pues, la segunda semana equivale a la segunda de las Sefirot, la Sefirá de Guevurá. Antes de empezar con la Sefirá de hoy que sería Jesed de Guevurá. Vamos a hacer una introducción general a la Sefirá de Guevurá.

Como puedes ver en cualquier árbol de las Sefirot, la Sefirá de Guevurá se encuentra al otro lado de la Sefirá de Jesed. Podríamos decir que cuando dos Sefirot están una al lado de la otra, significa que tienen una interacción entre ellas, una de un lado y la otra de del otro.

Una tiene una acción y la otra tiene una acción contraria pero las acciones contrarias en la Cabalá, no significa que sean contrarias en el sentido de enemistad, sino significa que tienen una interacción entre ellas que se completan la una a la otra.

Es por eso que el Zohar nos dice que Jesed y Guevurá son como dos alas, las dos alas tienen que volar en un equilibrio perfecto, de lo contrario el vuelo no será recto; el vuelo no se puede dar si el Jesed es muy grande y la Guevurá muy pequeña y viceversa.

Así pues si de Jesed dijimos que es ese movimiento de dádiva y de amor, Guevurá es el movimiento contrario. El movimiento de Jesed, de dar, es de dentro hacia afuera, porque estoy dando algo de mí a otros. El movimiento de Guevurá es de fuera hacia adentro, es un movimiento no dador, sino limitador. En Guevurá se encuentra el Tsimtsum, la contracción, el juicio.

Cuando uno pone juicio, emite leyes y normas, lo que está haciendo es limitar el comportamiento, por ejemplo de los ciudadanos, si estamos hablando de las leyes de un país. Es decir, cada uno no podrá hacer lo que quiere, sino que ahora tendrá que limitar ese comportamiento. Limitaremos la velocidad en las carreteras, limitaremos las maneras en las cuales uno puede actuar. Cuando uno limita y comprime, contrae algo, hace ese movimiento de fuera hacia adentro, como cerrando algo. Por eso también en Guevurá se encuentra el movimiento de la «Hit Kansu» que en hebreo es como entrar dentro de uno.

El Zohar también nos dice que en Guevurá está el temor, si en Jesed está el amor. No se trata de un miedo, se trata de un temor reverente, cuando alguien tiene temor de algo, se pone límites, contrae su comportamiento. Cuando alguien está delante de un presidente de gobierno o de alguien muy importante o de una persona hacia la cual siente cierto temor reverente, entonces contrae su manera de actuar. No se comporta de cualquier manera, no da cualquier comentario, porque se revela el temor. Y cuando se revela el temor del lado de la Guevurá, aparece la contracción.

Guevurá también significa fuerza o vigor porque para retener, para contraer la expansión del Jesed, se necesita fuerza, se necesita Guevurá. Por eso los sabios nos dicen «¿Quién es el que tiene Guevurá, quién es el que tiene vigor, fuerza y valentía? Es aquel que conquista sus propios instintos. Así pues en estas palabras de los Sabios vemos claramente cómo el conquistar ese movimiento de fuera hacia adentro, esa conquista, esa limitación, se relaciona con la Sefirá de Guevurá.

Cuando la Guevurá está caída, su lado caído de la klipá, entonces en vez del temor reverente, aquel temor que nos permite poner los límites correctos, se revela el miedo que nos hace poner límites de más; nos impide actuar en lo que tendríamos que hacer. Quisiéramos viajar pero le tenemos miedo a los aviones, quisiéramos ir a hablar y decir cosas que tenemos que decir al mundo pero tenemos miedo de lo que pueden pensar o tenemos miedo de hablar en público.

Este miedo es un limitante extra, con demasiada contracción, demasiada Guevurá. El temor reverente se ha convertido en miedo, se ha caído.

Y otra forma de la Guevurá, de la klipá, es decir el lado desequilibrado y caído de la Guevurá, puede ser la violencia; la fuerza se ha convertido en violencia, en demasiada fuerza. Queremos limitar la expansión del otro aplicando fuerza, aplicando demasiada Guevurá y esto se convierte en violencia, agresividad.

Con esto hemos dado una introducción general a la Sefirá de Guevurá. Y hoy vamos a centrarnos en el Jesed de la Guevurá.

Si meditamos en las cosas que nos ocurren en la vida. La Torá le llama «Jasadim» a las cosas buenas que nos ocurren porque las cosas buenas que nos ocurren vienen del lado del Jesed, del lado dador del Creador hacia nosotros.

Sin embargo, la falta de Jesed, la falta de bendiciones en nuestra vida, viene del otro lado, del lado de la Guevurá. La retención, la contracción del Jesed de la bondad para con nosotros también viene del lado de Guevurá.

Debemos preguntarnos porqué el Creador está reteniendo esos Jasadim, está contrayendo esas bondades de nuestras vidas. La respuesta es obvia, si lo está haciendo es para nuestro bien. Significa que dentro de la Guevurá, dentro de ese juicio, dentro de esa retención de bondad hay bondad, Jesed de la Guevurá, la bondad que hay en la retención y en la contracción.

Detrás de cada problema, detrás de lo que nos parece una falta de bondad, se nos está reteniendo, a priori la luz, hay allí una gran bondad. Esto nos está ocurriendo para nuestro bien.

Así pues el ejercicio de hoy se trata de encontrar la bondad, el Jesed que hay dentro de la Guevurá que nosotros experimentamos en nuestras vidas. Eso lo podemos hacer de dos maneras:

Podemos meditar en el día de hoy mirando hacia atrás sea ayer, la semana pasada y buscar tres ocasiones, tres situaciones que no nos han gustado. Tres situaciones llamémosle «desagradables», que quizás no nos han gustado, situaciones de Din, de juicio, de contracción de luz, incluso situaciones de oscuridad.

Una vez hemos escrito en un papel estas tres situaciones, debajo de cada una de ellas, en las descripciones de las mismas, preguntémonos:

¿Qué salió de bueno?
¿Qué puedo aprender de esta situación?
¿Qué puedo extraer de bueno de esta situación?

Entonces la situación será la Guevurá, pero lo que pueda aprender, lo bueno que salió se llama Jesed de la Guevurá.

La otra manera es un ejercicio que suelo hacer con las personas que llegan a mí para hacer terapias. Y es pedirles escribir cuales son los tres fracasos más grandes de sus vidas. Luego les pido que me digan qué fue lo que les sacó, qué hubo en ellos, qué actitud, qué característica, qué virtud puso el Creador en ellos que les ayudó a salir de esa situación.

Allí les invito a observar, a parte de lo bueno que pudo salir después, que esa será la siguiente meditación. Les invito a meditar cómo dentro de la Guevurá, dentro de la contracción de la luz, ya había Jesed, ya adelantó la medicina el Creador al golpe. Y aparte les invito también a ver que esas cosas que hubo en ellos y los sacaron de esas situaciones, son cosas que pueden usar a partir de ahora de manera consciente y de saber que esos son regalos que han recibido para seguir creciendo.

Pasemos al Salmo 67 donde nos encontramos ya en el segundo verso y nos encontramos con la palabra: «Ladaat» para que conozcan en la tierra tus caminos, en todas las naciones tu salvación. La primera palabra, para que conozcan «Ladaat» nos conecta con la Sefirá de Daat, que es una de las tres Sefirot superiores: Jojmá, Biná y Daat.

Y una de las funciones del Daat es unir la columna de la derecha con la izquierda. Unir los Jasadim, bondades de Jesed con las Guevurot, que viene de Guevurá. Así pues, con Dat podemos unir el Jesed con la Guevurá y ver que dentro de cada Guevurá hay también Jesed.

Y en el segundo verso del Rezo del Ana Bejoaj, nos encontramos con la palabra «Kabel» la traducción del verso sería: «Recibe el clamor o el cántico de tu pueblo, elevamos, purificados, temible»

La primera palabra «Kabel» significa recibe y realmente eso es lo que nos va a ayudar a recibir los juicios de nuestra vida. Cuando entendamos que detrás de cada juicio hay Jesed, hay bondad.

Y con esto terminamos por hoy, un poco más extenso porque hemos dado la introducción de la Sefirá de Guevurá en general.

Espero que pongamos en práctica y sigamos rectificando día tras día la Sefirá diaria.

Un saludo, nos encontramos mañana.

¡Shalom!

25 comentarios en “Día 8. Jesed de Guevurá”

  1. El dia de ayer refexione sobre este tema, sabe hace mucho tiempo pase por una enfermedad grave, en ese momento no entendia por Dios me estaba pasabdo por el valle de sombra y de muerte.
    Hoy a la.distancia del tiempo veo que hubo bondad de parte de Dios para conmigo, tenia que ser asi para rectificar mi vida, digamos que mediante esa enfermedad Dios me libro de algo muy fuerte que yo iba a hacer.
    Y este dia confirmo que lo que vino a mi mente fue de parte del Dios de Israel a quién entregue mi vida
    AMEN

  2. Anabell Salmerón García

    Querido Rabino Daniel!, He leído varias veces la enseñanza y a pesar de que aparentemente la comprendo, aún no siento que la entienda con el corazón. Lo cierto es que entre la Guevurá y el Jesed , me cuesta trabajo entender el Guevurá caído, como puede ser llevado a tanta violencia, pienso que es por lo alejado que estamos de Dios, y los psicólogos dicen que es por la violencia , por el maltrato que muchas personas sufrieron desde niños.

  3. Gracias Rabi por recordarnos y siempre y de frutos eternos esta enseñanzas de Jesed dentro Sefira de Gevura.
    En medio pruebas y tribulaciones la bondad y amor del Eterno nos da solución y nos guía.

  4. Patricia Collante

    HALLELUYAH Yahweh que hermoso y bondadoso eres , yo diciendo porque me dio ese virus? para ver la majestad de mi rey en 4 días estaba recuperada sin salir de mi casa , y sin contaminar a nadie mas, en mi casa esa es la bondad y misericordia de nuestro soberano y Dios Eterno Halleluyah.

  5. Shalom bendiciones desde Ecuador
    Gracias Rab Daniel muy bien explicado ahora comprendo mejor, que detrás de las situaciones que no son de nuestro agrado, es que el Creador sabe q es para nuestro bien…

  6. Gracias por esta reflexión. Me llegó al corazón, siempre hay bondad del creador, incluso en las retenciones de bendición.

  7. Cuanto cuesta entender los juicios que llegan a nuestra vida, sobre todo cuando ya vienen con el nacimiento mismo. Es algo que aún dolorosamente me cuesta entender y que he tenido que aprender a sobrellevar tratando de que no afecte mi vida y mi entorno. Solo digo: Dios sabrá por qué y para qué.

  8. Este día octavo del Omer si lo sentí más fuerte que todas las demás, recordar los tres juicios de mi pasado, realmente el Creador me dió mucho de su bondad, mis hijos en Foster care game el juicio al estado de NJ – USA, juicio contra el padres de mis hijos la custodia de ellos también el Altísimo me dió de su bondad y me concedieron la custodia y finalmente el juicio de divorcio una vez más el amor y la generosidad de nuestro Creador me lo concedió ya que pude probar todo lo que pasaba en mis hijitos y mi vida misma el jurado me concedió el divorcio, esto fue lo más fuerte y doloroso que pude vivir en toda mi vida. Gracias Rab Daniel por tan tremenda enseñanza nunca lo ví desde esa óptica🙏💕

  9. Estoy boca abierta,con esta eseñanza tan profunda. Y YO QUE VEÍA ESAS SITUACIONES EN MI VIDA COMO TRAGEDIAS .O Dios que ignorancia la mía. Gracias Rabino Daniel por romper tantas clipot.Mil gracias Shalom

    1. Shalom Rabino, gracias por sus enseñanzas, son muy cómprensesibles, las estoy poniendo en práctica, en estos tiempos son necesarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA