Día 9. Guevurá de Guevurá

¡Shalom!

Hoy hemos contado nueve días del Omer que son una semana y dos días. Así pues nos encontramos en la segunda semana de Guevurá y nada más y nada menos que en el segundo día también de la Sefirá de Guevurá. Por lo tanto nos encontramos en la Guevurá de la Guevurá, es decir la Guevurá en estado puro.

Déjame anticiparte que es muy fácil hablar del amor, hablar de la bondad, del dar y de todos esos conceptos que están bien recibidos en nuestras sociedades y que de alguna manera tanto se anhelan por todos los grupos, ideologías, filosofías y religiones.

Tanto es así que no solamente hoy en día, sino que a lo largo de la historia han existido religiones que se han autodenominado la religión del amor o filosofías que también hablan de que lo que están haciendo es preocuparse de los demás, dar a los demás, implantar el amor y la bondad en el mundo, etc.

Así que cuando grabo cualquier tipo de audio o de vídeo hablando de cualquier concepto que tenga que ver con el amor, con la bondad y el dar, «Amarás a tu prójimo como a ti mismo», sé que esto va a ser muy bien recibido.

Lo que pasa en la Cabalá, no solo vemos una cara de la moneda, sino que como ya vemos en el árbol de las Sefirot, este árbol tiene tres columnas y ya hemos dicho que no solamente se puede vivir con una columna. No vivimos en un mundo ideal donde sólo aplicamos el dar y el amor. Tenemos también la columna de la izquierda que va a equilibrar el árbol, que va a dejar que la luz fluya de una manera correcta y rectificada.

Para eso necesitamos a Guevurá, necesitamos retención, limitación, juicio. Necesitamos decir que no, necesitamos decir que esto no nos gusta, que esto no lo vamos a aceptar en nuestras vidas, que esto no lo vamos a recibir. No solamente se puede ir con ese supuesto buenismo, que todo es bueno y que cada uno haga lo que le da la gana. De otra manera no habría ley.

Sé que hoy hemos llegado a tales extremos que hay países que están pidiendo a la policía que se retire y pretenden vivir en la ciudad sin policía, sin ley. Y piensan que eso va a ser la libertad más grande que van a tener en una sociedad donde solo va haber amor, amor y amor. Paradójicamente de este tipo de ideologías, sale siempre la mayor de las desgracias.

Ideologías que tienen un mensaje tan bonito como «Ya no habrá diferencias entre ricos y pobres, todos van a tener lo mismo y todos van a ser felices», han costado hasta el día de hoy más de cien millones de muertos.

A la par no paro de recibir emails de gente que sus países están regidos por estas ideologías, los cuales nos dicen que no pueden pagar un curso de tres dólares para formarse, aprender y crecer personal y espiritualmente. Es que el verdadero amor implica el rechazo de todas aquellas cosas que contradigan a ese amor.

Esa filosofía del «poliamor» que se está propagando también hoy en día, no existe. Si yo amo a mi mujer no puedo estar pensando en otras mujeres todo el tiempo y mucho menos puedo estar yéndome con otras mujeres. Por el simple hecho de que esto contradeciría lo primero, es decir, el hecho de que yo amo a mi mujer.

Porque si yo amo a mi mujer rechazaría toda relación con otra mujer, el amor implica el compromiso con lo amado y el rechazo a todo lo que contradiga o rompa ese compromiso; el amor hacia mis hijos y mi compromiso hacia ellos de amarles siempre y darles siempre lo mejor implica que yo rechace todas aquellas cosas que pienso que pueden ser malas para ellos.

Obviamente que estamos hablando de algo que también tiene sus límites, uno no puede estar amando y vivir rechazando tantas veces, porque al final eso no es amor sino más bien nos gusta rechazar y ser negativos, y no estoy hablando de eso. Estoy hablando, como vemos en el árbol de las Sefirot, de un equilibrio entre el amor a lo que queremos y el rechazo, el límite, la contracción para con aquello que no queremos.

Como ya habíamos dicho la Sefirá de Guevurá es el temor y uno contrae, pone límites, rechaza, porque teme que el amor se corrompa. Así pues, cuando queremos activar Guevurá de Guevurá, es decir en estado puro, también es algo que tenemos que hacer en nuestras vidas, es una de las Midot, es una de las Sefirot y de los rasgos de carácter que tenemos que activar a nivel espiritual y a nivel emocional, psicológico.

Estas ideas que hemos compartido están bien resumidas en el libro de Tehilim (Salmos) capítulo 97, verso 10: «Los que aman a Dios, odian el mal» Porque el mal contradice la revelación del bien, que es Dios.

Así pues, pasemos a la práctica, hoy en Guevurá de Guevurá te voy a pedir que escribas tres filosofías de vida o tres costumbres o tres conceptos, tres ideas de cosas que consideras malas, tóxicas, venenosas para los propósitos buenos en tu vida.

Que de alguna manera las has estado dejando pasar como si fueran cosas que no son tan malas y no has puesto en ellas Guevurá de Guevurá, no has puesto límite de los límites y has dicho no a estas cosas en mi vida.

Puede ser violencia verbal por parte de alguien hacia ti o hacia tus hijos. En el colegio pudieron haber estado haciendo algo alguno de tus hijos y has dicho «bueno, son niños», algo en lo cual tendrías que haber puesto Guevurá de Guevurá y lo has dejado pasar.

Hoy te invito a que actives esa Guevurá de Guevurá y pienses en tres cosas, te he puesto algunos ejemplos pero pueden ser otras cosas, puede ser algo que ocurre dentro de ti, algo que está ocurriendo en tu trabajo y que no vas a permitirte seguir siendo cómplice de ello o cualquier otra situación. «Los que aman a Hashem, odian el mal» Cosas a las cuales tenemos que decir no, no y no.

Una vez hayas apuntado estas tres cosas te invito a que pienses un poco cómo vas a hacer, a partir de ahora, para que estas tres cosas reciban un ‘no’ rotundo en tu vida, en tu sistema de creencias, en tu sistema de pensamiento, en tu sistema de acción o en tu vida social, familiar y la saques de tu vida por completo, contraigas y pongas esos límites y las dejes fuera de esos límites.

Bien, después del ejercicio de hoy pasemos al Salmo 67 estamos en su segundo versículo y nos encontramos con la palabra: «Baarets» en la tierra.

En el Rezo del Ana Bejoaj: «Rinat ameja» es decir recibe el cántico de tu pueblo, también en el segundo versículo.

¿Qué tienen que ver «Baarets» en la tierra y «Rinat» cántico, con lo que hemos dicho hoy? En la palabra Baarets, en la tierra, nos conecta con el mundo de Asiyá, el mundo terrenal, hay veces que necesitamos entender que estamos en el mundo de Asiyá, en el mundo terrenal de la dualidad y de la división y no podemos pensar que todo es bonito, maravilloso, que todo son flores y «peace and love».

Uno tiene que ser consciente de cuál es la realidad, obviamente verla con los ojos más espirituales, más elevados y con niveles de conciencia más altos, pero sin olvidar el momento en el que estamos, no avanzar realidades del mundo venidero, del mundo Mesiánico que aún no vivimos y aún no estamos en ese nivel.

Tenemos que saber que sí hay mal y que sí hay cosas que debemos rechazar y quitar de nuestras vidas.

Y en el Ana Bejoaj la palabra «Rinat» cántico, nos enseña cuál es la actitud del Nefesh, la actitud de nuestro lado emocional, que tenemos que adquirir para estar en el nivel de Guevurá de Guevurá.

Y es que la palabra Rinat no es un cántico normal, que es Shir o Shirá, la palabra Rinat es un tipo de cántico estático, se relaciona con fuego y el fuego, como dice el Zohar, se relaciona con la Sefirá de Guevurá.

Y es que para rechazar necesitamos vigor, fuerza por eso es que el mismo estado en el cual nos encontramos cuando estamos haciendo una Rinat, un cántico estático de fuerza, de Guevurá, de vigor, ese es el mismo estado que debemos adoptar cuando rechazamos las cosas de nuestra vida.

No, Dios nos libre de enfado, no, Dios nos libre de frustración o de tristeza o de una Guevurá caída, sino de una valentía, un vigor, una energía elevada, así como cuando cantamos una Rinat, un cántico estático.

Y con esto hemos terminado la meditación de hoy . Nos encontramos mañana.

Un saludo para todos.

¡Shalom!

18 comentarios en “Día 9. Guevurá de Guevurá”

  1. Anabell Salmerón García

    Apreciable Rab. Daniel, poner Guevurá en mi vida, las veces que lo he hecho me a ayudado mucho, pero hay cosas en las que pongo y quiero poner límites con mi esposo, sus emociones , carácter, pensamientos, que en verdad siento que me hacen daño. Poner límites en la familia es muy complicado, porque pasan a fricciones constantes.

  2. Shalom gracias Ravi y gracias al Eterno que nos de fuerza y firmeza para Echo Este Salmo 97:10
    Detención, discernimiento y No mezcla sino hacer la Voluntad del Eterno en su Tora.

  3. Abundantes bendiciones Rabi DANIEL,La luz del ETERNO Resplandesca aun más en su vida para iluminar mas vidas que estan en oscuridad.

  4. Gracias rabino, hoy me doy cuenta con su explicación, que desastre que estaba teniendo en mi cabeza , tantas sefirot descontroladas y recién vamos por el día 9? No me imagino cuando lleguemos al día 49. Gracias por compartir estas enseñanzas.

  5. Rabi Daniel, la meditacion de hoy me cayó como anillo al dedo, pues donde laboró hay mucha gente tóxica, calumniadores, que incluso logran que se despida gente injustificadamente con verdaderos valores moralmente hablando, tengo casi 20 años trabajando en este lugar, he visto pasar mucha gente buena que la despidieron o los hacen renunciar, yo oraba no sabía como para que la maldad de estas personas no me alcance, gracias a usted ahora se como pedir bondad Elohim, que toque el corazón de estas personas y se arrepientan del mal que han hecho a tanta gente, ahora que comenzamos la cuenta del omer, escucho todos los días ana becoaj y el salmo 67. Aprenderé a decir basta a las humillaciones . Dios lo bendiga siempre.

  6. Jenny Diazgranados

    Esta cuenta ha Sido de mucha bendición para mí ,gracias por compartir y ayudarnos a ser mejores , el eterno les multiplique y que obtentan muchos méritos

  7. Shalom al grupo de Cábala…
    Felicitaciones por la excelencia de realizar la transferencia del conocimiento para rectificar nuestra humanidad nuestro carácter.

    Cada día que pasa estas enseñanzas trae a mi vida alegría y también me confronta en muchas actitudes erradas.
    Una preguntita: en la Sefirot de Guevurá de Guevurá es la fuerza, el dominio sobre lo negativo, lo que está mal en nosotros así también de otra persona?
    Un fuerte abrazo desde Ecuador

  8. Como hay bastante mal en la Tierra, tenemos que recompensarlo con mucho bien para que haya un equilibrio, actuando con fuerza y vigor para que ese bien sea muy extenso y llegue a muchas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

REUNIÓN INFORMATIVA

INSCRIPCIÓN

SEMINARIO ONLINE 04 DE JUNIO

REUNIÓN INFORMATIVA

REUNIÓN INFORMATIVA